En el Reino Unido, la Corte Divisional del Tribunal Superior falló el jueves de la semana pasada a favor de las reglas establecidas en una ley de 2012 sobre acceso a ayuda legal a víctimas de violencia doméstica, lo que es en detrimento de los derechos de las mujeres de acuerdo con la organización que recurrió la ley, Rights of Women, y que ha solicitado autorización para apelar el fallo.

Los recortes a la ayuda financiera en materia legal se implementaron a raíz de la crisis económica en la ley Legal Aid, Sentencing and Punishment of Offenders Act 2012 (Ayuda legal, sentencias y sanciones de infractores), que limita el acceso a ayuda financiera para obtener representación legal en casos de violencia doméstica.

Por considerar que esa ley niega el acceso a la justicia a mujeres vulnerables que están bajo amenaza constante del ataque de sus parejas o ex parejas, la organización Rights of Women, dirigida por Emma Scott, recurrió ante el Tribunal Superior la ley.

Los jueces Fulford y Lang, encargados de este proceso, concluyeron que la ley tomó en consideración las posibles restricciones impuestas a las víctimas de violencia doméstica y que el ministerio de justicia había ampliado la definición de violencia doméstica, incrementado las categorías de evidencia que califica para ayuda doméstica y duplicado el término de prescripción de ciertas categorías de evidencia de 12 meses a dos años.

Para Emma Scott, sin embargo, el fallo sigue dejando sin acceso a la justicia a muchas víctimas de violencia doméstica que necesitan asesoría legal y representación en sus casos. “Nuestra más reciente investigación demuestra que un 40 por ciento de las mujeres afectadas por violencia no tienen la evidencia requerida para aplicar para ayuda legal familiar”.

La Sociedad de Derecho, Law Society, que apoyó las pretensiones de Rights of Women, señaló que la evidencia requerida para obtener ayuda legal “puede ser extremadamente difícil de obtener para muchas personas y en muchos casos queda sujeta a una prescripción de 24 meses, aunque los perpetradores tienen toda la vida para amenazar a sus víctimas”.

De acuerdo con la Sociedad de Derecho, cada semana un promedio de dos mujeres son asesinadas por parejas o ex parejas y anualmente unas 500 víctimas recientes de violencia doméstica cometen suicidio.

Andrew Caplen, presidente de la Sociedad dijo: “Las mujeres están siendo forzadas a enfrentar en las cortes a los perpetradores sin representación legal. Las víctimas de violencia doméstica no deberían quedar excluidas del acceso a ayuda legal en disputas de derecho familiar en contra de ex parejas abusivas o familiares debido a regulaciones poco realistas”.

Por su parte, Gillian Guy, presidente ejecutivo de la organización Citizens Advice considera que “la decisión de la corte divisional deja vigentes reformas sobre ayuda legal que han tenido el efecto de silenciar a las personas sobre relaciones abusivas”. Opinó que “el sistema de justicia debería apoyar a las víctimas de abuso para que denuncien en lugar de poner una barrera desde el principio”.

Para la ministra de justicia, Shailesh Vara, el fallo es adecuado: “Este gobierno está excepcionalmente claro en que las víctimas de violencia doméstica deben obtener ayuda legal cuando necesiten liberarse de relaciones abusivas. Estamos conformes de que este fallo reconozca que las medidas que hemos tomado segura el proceso lo que significa que aún pueden obtener esta ayuda. Desde que las reformas fueron introducidas miles de personas han solicitado exitosamente ayuda legal cuando se trata de violencia doméstica”.

Más información The Guardian

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin