Martes  30 de mayo  de 2017  5:35 am

Este jueves, la fiscal general de la Corte Penal Internacional, CPI, Fatou Bensouda, se dirigió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación en Darfur, Sudán, y resumiendo las acciones que su oficina y que los jueces de la CPI han tomado, preguntó: “¿Cuántos civiles deben ser asesinados, heridos o desplazados para que este Consejo sea incitado a hacer su parte?”.

 

La fiscal general recordó que la zona de Darfur continúa viviendo una gran inseguridad por una serie de crímenes que según las investigaciones son fomentados por el gobierno en su afán de reprimir la rebelión.

 

Fatou Bensouda señaló que la investigación de los crímenes cometidos en Darfur ha sido una tarea intensa para la fiscalía y un enorme sacrificio para las víctimas y los testigos cuyas vidas están en riesgo por el solo hecho de haber cooperado con la Corte. “La pregunta que ellos se hacen es si sus sacrificios han sido vanos”, declaró la fiscal ante el Consejo.

 

Asimismo declaró que pese a no tener la cooperación del gobierno de Sudán, la fiscalía ha realizado una investigación independiente e imparcial que fue remitida a los jueces quienes de manera objetiva tomaron la decisión de actuar sobre los crímenes que se han cometido en la zona, identificando a los individuos que han participado en su comisión y emitiendo las respectivas órdenes de arresto en contra de las siguientes personas: el líder de la milicia Janjaweed, Ali Kushayb, el ex Ministro de Estado, Ahmed Harun, el ex Ministro del Interior Abdel Raheem Muhammad Hussein, y el presidente de Sudán Omar al-Bashir contra quien se han expedido dos órdenes de arresto.

 

Fatou Bensouda señaló que los jueces de la CPI se han comunicado al Consejo de Seguridad seis veces sin haber recibido respuesta. Estos comunicados incluyen los incumplimientos de países como Malawi, Yibuti o Chad a las órdenes de arresto contra el presidente de Sudán Omar al-Bashir.

 

Fatou Bensouda dijo que su deseo es que los juicios por el genocidio y otros crímenes contra la humanidad cometidos en Darfur inicien en 2013, pero recordó que necesita el apoyo del Consejo de Seguridad para que se cumplan las órdenes de arresto que se han emitido y los responsables de tantas vidas cegadas y de cientos de miles de desplazados durante años de conflicto puedan ser sometidos a la jurisdicción de la CPI.

 

Este es el segundo llamado que la fiscalía de la CPI hace al Consejo de Seguridad sobre Darfur este año. Veremos si este fuerte llamado de atención cumple su propósito a si solo queda como una declaración más ante un indolente Consejo de Seguridad.

 

 

Más información ICC

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Otras Noticias

Suscripción al Boletin