Luna llena

Laura Cicco, una mujer de más de 50 años, está demandando a la Agencia Aeroespacial de los Estados Unidos, NASA, para evitar que le sea confiscado un tubo de ensayo con polvo lunar que le fue obsequiado por Neil Armstrong cuando ella tenía 10 años.

Ella relata que el tubo de ensayo le fue entregado una noche de 1972 por su padre quien le explicó que era un regalo del primer ser humano que caminó sobre la luna. Junto con el polvo de estrella le entregó una tarjeta firmada por el astronauta en la que dice “Para Laura-Ann Murray (apellido de soltera), la mejor de las suertes, Neil Armstrong”. Según Laura Cicco, su padre era amigo del astronauta porque ambos pertenecieron al capítulo de Cincinnati de la organización secreta Quiet Birdmen, fundada en 1920 por prominentes aviadores.

Laura Cicco enmarcó la tarjeta del astronauta, pero dejó en olvido el tubo de ensayo hasta que, revisando las posesiones de su difunta madre, lo reencontró. Para asegurarse que el polvo de luna no le será confiscado por personal de la NASA, ha presentado esta demanda.

“NASA ha tomado la postura de que todo el material lunar es propiedad del gobierno”, dijo Christopher McHugh, abogado de Laura Cicco. “Han hecho operativos estilo Swat en personas que tienen estas cosas, tratándolos como delincuentes. No quería que esto le pasara a Laura”, precisó el abogado.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó en 2012 una ley en la que se dispone que los astronautas que saquen de las instalaciones de la NASA “artefactos” de las misiones espaciales como manuales de vuelo, registros personales o piezas abandonadas de sus módulos lunares, podrán conservar su propiedad, pero exceptuó “rocas lunares y otro material lunar”.

En la demanda se establece que frente a la ausencia de una ley que expresamente prohíba la propiedad privada de material lunar, se debería permitir a Laura Cicco conservar la propiedad de su polvo lunar.

El abogado McHugh explica que la ley de 2012 creó un vacío legal respecto del material lunar: “No existe ninguna ley en contra de personas privadas propietarias de material lunar”. Para el abogado, “el material lunar no es contrabando. No es ilegal poseerlo”.

Es más, el abogado señala que, si la NASA retoma la posesión del tubo de ensayo de Laura Cicco, estarían llamando ladrón a Neil Armstrong, “uno de los más grandes héroes de los Estados Unidos”.

Joseph Gutheinz, quien fue funcionario de la NASA y miembro del primer equipo organizado para encontrar y regresar material lunar robado, dice que, si se logra demostrar que el tubo de ensayo de Laura Cicco contiene polvo lunar, éste es propiedad del gobierno.

“El polvo lunar y las rocas lunares fueron traídas por las misiones Apolo y son propiedad del gobierno de los Estados Unidos, salvo que haya sido dado a gobiernos extranjeros”, dijo el exfuncionario. “Neil Armstrong no tenía autoridad para regalar la roca lunar”.

De las 270 muestras que el gobierno de los Estados Unidos regaló a gobiernos extranjeros, unas 150 están perdidas y se presume que han sido vendidas en el mercado negro.

Si se comprueba que Laura Cicco efectivamente tiene polvo lunar, su tubo de ensayo podría valer millones de dólares, pero sin tener asegurada la propiedad, venderlo podría implicarle graves riesgos legales.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin