Peluche dentro de una maleta

En el estado alemán de Baviera inició el 19 de mayo el periodo vacacional de dos semanas por pentecostés. Previo a ese día, la policía estuvo muy ocupada en los aeropuertos vigilando que los padres no salieran con sus hijos antes del inicio de las vacaciones.

En Alemania el ausentismo escolar es una falta administrativa que se sanciona con amonestación a los padres o tutores y que puede llegar a la imposición de una multa de unos cuantos euros o incluso de 1,000 euros. Actualmente no existe una directriz nacional al respecto de tal forma que las autoridades locales lo resuelven a su manera. Así, por ejemplo, existe el caso en Berlín de una madre multada con 2,500 euros por 1,000 días de ausencia de su hijo en sus ciclos escolares.

Debido a que la asistencia a clases es obligatoria, previo al inicio de las vacaciones el ministro de educación de Baviera, Bernd Sibler, describió la asistencia obligatoria a la escuela como un valioso activo al decir: “Apelo a que todos los padres estén conscientes de su posición de modelo a seguir tratándose del inicio de las vacaciones”.

Muchos padres, sin embargo, prefirieron viajar en temporada baja cuando los boletos de avión son más baratos lo que implicó la inasistencia de sus hijos a la escuela. Así, en el aeropuerto de Nuremberg las autoridades identificaron once casos de padres que viajaban con sus hijos antes de las vacaciones, y en el aeropuerto de Memmingen a diez familias. En el aeropuerto de Múnich, el más grande del estado, las autoridades no pudieron identificar a ninguna familia practicando el ausentismo escolar.

Las familias pudieron viajar, pero los distritos escolares han sido notificados para que tomen cartas en el asunto, de tal forma que al regreso de las vacaciones no solo los hijos tendrán tareas y trabajos con los que ponerse al corriente.

En Inglaterra el ausentismo escolar se sanciona de forma más estricta. La Ley de Educación de 1996 sanciona con multas a los padres que por diversos motivos incumplen la obligación de enviar a sus hijos a la escuela. Impuesta la multa, si no es pagada, el padre de familia es procesado y derivado de ello se puede imponer una multa más alta o incluso sancionarlo con prisión. En 2014 la ley se reformó para imponer medidas estrictas respecto de los padres que llevan a sus hijos de vacaciones durante el período escolar, lo que desató un debate al respecto. A raíz de esto una compañía de esquí de Morzine en los Alpes franceses, ofreció ese año a los padres británicos pagar el importe de la multa que se imponga por la ausencia sin permiso de sus hijos de las escuelas, si reservaban una semana, con niños incluidos, en marzo o abril.

En 2016 un tribunal de apelaciones respaldó a un padre que llevó a su hija de siete años de vacaciones a Disneylandia en temporada escolar, basado en la asistencia regular de la niña a clases. La decisión no fue del agrado de las autoridades y así lo reiteró el Departamento de Educación cuando dijo que “es un mito que faltar a la escuela aun por periodos cortos de tiempo no tiene efectos en la educación de un niño”.

Quizá en México deberíamos considerar con mayor reflexión el tema del ausentismo escolar porque para muchos, si se trata de unas vacaciones anticipadas, no hay problema con que los hijos falten unos días a la escuela. Los temas de responsabilidad y puntualidad quedan para ser discutidos después, al regreso de las vacaciones.

Más información thelocal.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin