Estado del avión tras el incidente

Este martes, una corte federal de los Estados Unidos de Seattle, Washington, sentenció a dos años de prisión a un hombre de 24 años que ocasionó un grave disturbio en el avión en que viajaba de Seattle a Pekín resultado de haber ingerido marihuana.

Se trata de Joseph D. Hudek IV, quien, según su abogado y conocidos, ha tenido una conducta intachable en su vida, salvo dos horas durante las cuales sufrió psicosis inducida por la marihuana.

Los hechos ocurrieron el 6 de julio de 2017 cuando Hudek viajaba en primera clase en un avión de Delta Airlines rumbo a Pekín. Pese a que había viajado 193 veces antes del incidente, ese día decidió tomar tres -o más- caramelos con 10 gramos de marihuana para poder dormir durante el vuelo. En lugar de dormir, sufrió delirios y alucinaciones que lo hicieron tornarse violento.

Durante el episodio psicótico, Hudek intentó abrir la puerta del avión que volaba sobre el Océano Pacífico, habiendo subido la manivela poco más de la mitad. Cuando dos auxiliares de vuelo llegaron a impedir que abriera la puerta, se tornó violento, iniciando una gresca en la golpeó dos veces a una de las empleadas de la aerolínea en la cara. El pasajero que llegó a prestar ayuda a las auxiliares de vuelo también fue lesionado por Hudek con una botella de vino blanco.

Otra auxiliar de vuelo lo golpeó con dos botellas de vino tinto, rompiéndole una en la cabeza, lo que, según el reporte presentado ante el FBI pareció no impresionar al sujeto quien empezó a gritar “’¿Sabes quién soy?’ o palabras parecidas”.

Varios pasajeros llegaron al auxilio y entre todos lograron detenerlo hasta que el avión regresó al aeropuerto Internacional de Tacoma en Seattle.

Presentados los cargos, en febrero Hudek se declaró culpable de un cargo de interferencia con personal de vuelo y tres cargos de agresión a bordo de una aeronave, delitos por los que la fiscalía pedía 5 años de prisión.

El fiscal que presentó el caso, Stephen Hobbs, asemejó el caso al de quien decide beber y conducir poniendo en riesgo a otros conductores, aunque dijo, Hudek puso en riesgo a cientos de personas: “Él imprudentemente creó un riesgo que puso en peligro a todos los individuos que volaban a 30,000 pies de altura en ese vuelo ese día”.

Durante la audiencia de este martes en la que Hudek ofreció disculpas por sus actos, prestó también declaración Lon Arnold, el pasajero que sufrió heridas faciales por el golpe propinado con la botella de vino blanco, quien declaró haber sufrido daños permanentes en un ojo lo que le impide leer y escribir como solía hacerlo. Dijo que el pago de daños no sería suficiente para curar sus lesiones y en su lugar pidió al juez que lo sentenciara a los 5 años de prisión que proponía la fiscalía.

El juez federal John Coughenour sentenció a Hudek a dos años de prisión después de haber hecho un balance entre la gravedad de lo ocurrido y el terror que ocasionó, con su juventud, ausencia de antecedentes penales y las más de 300 cartas de apoyo que recibió a favor del agresor.

Si de algo sirve esta lectura, que sea de moraleja.

Más información scmp.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de cbs2news.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin