Balanza, mazo y birrete

Un tribunal de apelaciones de Canadá concluyó que un juez no puede, en aras de hacer eficiente la impartición de justicia, suprimir alguna etapa del procedimiento, particularmente la defensa del acusado en un proceso penal.

El caso se presentó respecto de la decisión del juez provincial de Toronto, Richard Blouin, quien absolvió en 2017 a un acusado de haber incumplido una orden de restricción, antes de escuchar su defensa, argumentando que la fiscalía “no está en ningún lugar cercano a probar su caso más allá de una duda razonable”.

El juez Blouin motivó su decisión de no escuchar a la defensa en una decisión de la Suprema Corte conocida como R. vs. Cody, la cual establece plazos estrictos para concluir los procedimientos penales (de 18 meses en cortes provinciales y 30 meses en tribunales superiores) señalando que “los jueces deben hacer esfuerzos razonables para controlar y administrar la realización de los juicios”.

La sentencia del juez Blouin fue apelada por la fiscalía y el juez que conoció del recurso, Suhail Akhtar, ordenó la reposición del proceso señalando que había habido una mala interpretación de la sentencia de la Suprema Corte por parte del juzgador.

“Sin importar las ramificaciones de Cody y sus comentarios alentando a los jueces a ‘controlar y administrar’ el proceso, la Suprema Corte de Canadá no aprobó la eliminación de uno de los principios fundamentales del proceso penal: el derecho de una parte a hacer presentaciones sobre la culpabilidad o la inocencia de una persona acusada”, señaló el juez Akhtar.

“Lo que sucedió fue una seria violación de la justicia natural y la apelación debe admitirse en este solo hecho”, concluyó el magistrado de apelaciones.

Para el juez Akthar, los comentarios del juez Blouin demuestran una razonable aprehensión de parcialidad ya que sus comentarios "sugieren fuertemente que él había prejuzgado el asunto".

“El párrafo invocado por el juez de procedimiento y la sentencia que apenas enfatiza señala un sistema en el cual el juez de procedimiento puede hacer ‘corto circuito’ en un proceso aun si hay más evidencia que presentar y aportaciones a ser realizadas, simplemente porque él o ella piensan que ya “han escuchado suficiente’”, se lee en la decisión de apelación.

Esta sentencia confirma que los jueces pueden echar mano de ciertos recursos para limitar la duración de los procesos, como imponerse plazos para emitir decisiones o trabajar con las partes para delimitar los hechos, pero no eliminar etapas del proceso judicial, aun cuando la fiscalía haya hecho una pésima presentación del caso. Una conclusión que parece muy lógica.

Más información thestar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin