Melina Roberge e Isabelle Lagace

Este miércoles se dictó sentencia en un sonado caso de tráfico de drogas en un crucero vacacional, en contra de una joven canadiense de 24 años, quien queriendo vivir una vida de lujos y glamour se dejó envolver en una red de tráfico de estupefacientes.

Se trata de Melina Roberge, acusada del tráfico de 95 kilos de cocaína encontrados en una maleta en la habitación que ocupaba en el crucero MS Sea Princess, al que abordó en junio de 2015. La joven fue detenida en agosto de ese año cuando el barco atracó en Sídney, Australia, después de un largo recorrido.

Junto con ella fueron detenidos Isabella Lagace, canadiense de 29 años, y Andre Tamine, un hombre de 64 años. Isabelle Lagace se declaró culpable del tráfico de cocaína y fue sentenciada a un mínimo de 4 años y medio de prisión, con un término máximo de 7 años y medio, mientras que Tamine está esperando ser sentenciado.

Melina Roberge se declaró culpable de tráfico de drogas en febrero de este año y este miércoles la juez de Distrito de Nueva Gales del Sur, Australia, Kate Traill, la condenó a ocho años de prisión sin la posibilidad de salir bajo palabra durante los primeros cuatro años y nueve meses.

Durante la audiencia en la que dictó sentencia, la juez Traill hizo un recuento del caso, exponiendo que Melina Roberge aceptó traficar las sustancias prohibidas a cambio del viaje en el crucero de siete semanas de duración y 4,000 euros para cubrir sus gastos.

Para la juez, la joven delinquió motivada por una vida de lujos y para causar la envidia de sus conocidos en sus redes sociales.

“Esta es una triste condena respecto de su grupo de edad en nuestra sociedad”, dijo la juez. “Es triste que busquen una existencia tan vacía en la que cuántos ‘me gusta’ sea su moneda de cambio.

“Esto pone de manifiesto la negativa influencia de las redes sociales en las jóvenes mujeres”.

Melina Roberge, quien ha estado en prisión desde que fue detenida en Sídney, ha obtenido el trabajo de barrendera y, según declaraciones de la juez, se ha comprometido a alertar a otros sobre la desgracia que devino al haber tratado de obtener fama en las redes sociales. Al respecto la juez señaló: “Espero que incluya las trampas de buscar 'me gusta' en Instagram en la búsqueda de la autoestima".

Durante el crucero que inició en Nueva York y en el que conoció países como Colombia, Perú, Chile, Guinea Ecuatorial y Nueva Zelanda, Melina escribió en sus redes sociales: “Solía tener miedo de salir de mi pequeño pueblo y ahora siento que ya no quiero ver más ese pequeño pueblo porque es una belleza allá afuera”. Ahora le espera seguir en prisión por lo menos un par de años más, descontando de su sentencia el tiempo que ha estado detenida.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin