Knesset de Israel

Generando una mayor polémica, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, instruyó al ministro de Turismo, Yariv Levin, a preparar una iniciativa de reforma constitucional que despojaría a la Suprema Corte de facultades como derogar las disposiciones legales que sean declaradas inconstitucionales.

Se trata de una iniciativa que ha sido acariciada por la derecha israelí, pero que hasta el momento no había encontrado apoyo del partido Likud. Este apoyo se presenta ahora, conforme con analistas, como la respuesta del primer ministro al bloqueo que hizo la Suprema Corte de las intenciones de deportar a miles inmigrantes africanos que piden asilo político, un plan que pretendía enviarlos de regreso a sus países en donde sus vidas podían correr riesgo o encarcelarlos si rehusaban la deportación.

Esta iniciativa de ley implementaría en Israel el “modelo británico” de revisión judicial, según el cual, al igual que en México, las revisiones de constitucionalidad de leyes efectuadas por la Suprema Corte son meramente declarativas. Este modelo obedece a la doctrina de la soberanía parlamentaria.

Bajo el sistema actual en Israel, la Suprema Corte, una de las más poderosas del mundo, al declarar la inconstitucionalidad de una ley deroga o abroga la disposición.

Los políticos de derecha se han quejado que la Suprema Corte admite casi todas los recursos en contra de leyes y acciones del gobierno presentados por cualquier partido políticos y que sus decisiones tienden a favorecer políticas liberales y derechos de minorías sin tomar en consideración la voluntad de la mayoría votante. Señalan, asimismo, que esos poderes de la Suprema Corte no tienen fundamento constitucional.

Esta reforma, que tiene implicaciones constitucionales, se pretende que sea expedita, como se explicó en un comunicado del partido Likud a los medios israelís en el que se señala que “otra reunión de los líderes de coalición se efectuará el domingo para una discusión expedita a fin de impulsar enseguida la ley”.

Tras el anuncio han aumentado las especulaciones de que Netanyahu quiere llamar a elecciones anticipadas, pues una ley de este tipo le ganaría los votos de la derecha que podrían ser para su opositor del partido La Casa Judía, partido de derecha religiosa nacional sionista de Israel.

Si bien los partidos de derecha se han mostrado complacidos con la perspectiva de esta ley, el líder del partido laboralista Avi Gabbay declaró que la misma es parte “de una cadena de leyes corruptas” de este gobierno.

“La ley para borrar a la Suprema Corte es otro eslabón en la cadena de leyes corruptas del gobierno de Netanyahu. Lucharemos en contra de cualquier intento de debilitar este bastión del estado de derecho en Israel. Llamo a cada mujer y hombre, sin importar su afiliación política, a unirse a nosotros en esta lucha”, declaró el líder laboralista mediante comunicado.

Es probable que el Knesset esté votando esta iniciativa en próximas fechas.

Más información timesofisreal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin