Vista nocturna de Paría

Ha trascendido la noticia de que a finales del pasado mes de diciembre se emitió una orden de arresto en contra de una princesa saudí quien, a través de su guardaespaldas, amenazó de muerte a un artesano que laboraba en su departamento de la Avenida Foch, en el exclusivo distrito 16 de París, Francia.

La princesa ha sido nombrada como Hussat ben Salmane, identificada como hermana del príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman, cuyo nombramiento como heredero ha sido muy controvertido, así como su labor como primer viceministro. Si bien la princesa está relacionada con la familia real saudí, este parentesco no ha sido fehacientemente comprobado.

Conforme con la acusación presentada por el artesano, cuando tomó una fotografía del departamento para realizar su trabajo, la princesa lo acusó de haber tomado la imagen para vender a la prensa por lo que presuntamente le dijo a su guardaespaldas “tienes que matar a este perro, él no merece vivir”.

La acusación continúa diciendo que el guardaespaldas tomó al trabajador por la cabeza, amarró sus manos y lo obligó a arrodillarse ante la princesa y a besar sus pies. Estos actos humillantes tomaron cuatro horas hasta que otro sujeto intervino, sacó una copia de la identificación del trabajador, lo soltó y le dijo que nunca más regresara al departamento.

Aunado a lo anterior, el trabajador reclama que le quedaron debiendo 20,000 euros por los trabajos realizados y que pese a haber solicitado el pago, así como la devolución de sus herramientas, sus peticiones no han sido escuchadas.

En el archivo de la denuncia que se ha filtrado, la policía hace constar que, al momento de haberse presentado la denuncia, los moretones en el cuerpo del denunciante eran todavía visibles.

No es la primera vez que una princesa saudí es acusada en Europa de tratos crueles y vejaciones a distintos empleados. Lo inusual es que se expidan órdenes de arresto o que se concluyan procedimientos penales en su contra. Por lo anterior, aunque la sentencia se quedó corta, fue un parteaguas el que el año pasado un tribunal en Bruselas, Bélgica, concluyera que ocho princesas saudís son culpables de tráfico de personas por el viaje que hicieron en 2008 con 20 empleadas domésticas. Las princesas fueron condenadas a 15 meses de prisión suspendida y al pago de 165,000 euros cada una, la mitad de esa multa suspendida.

Ya veremos qué sucede en este caso, aunque es altamente improbable que la princesa asuma la responsabilidad de los actos de los que se le acusa.

Más información thelocal.fr / dhnet.be

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin