Volante de un Audi

Tras haber negociado el tema durante dos años, Nicolas Jacquet, el fiscal francés encargado de la administración de las cámaras de tránsito ha logrado llegar a un acuerdo con las autoridades de Mónaco para poner fin a la inmunidad que ha permitido hasta a hora a los conductores de lujosos y veloces automóviles infringir los límites de velocidad en Francia.

El principado de Mónaco, un país de apenas 2 kilómetros cuadrados, es residencia de algunas de las personas más ricas del mundo, quienes suelen gastar su dinero en veloces vehículos deportivos.

Como Mónaco no forma parte de la Unión Europea, no está obligado a cumplir con la directiva europea de 11 de marzo de 2015 por la que se facilita el intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico en materia de seguridad vial. Así, aunque las cámaras de tránsito de las carreteras francesas capten a monaguenses a exceso de velocidad, no pueden conocer quienes son ni imponerles las multas. Por esta falta de acceso, los monaguenses no temen correr sus vehículos a altísimas velocidades en las carreteras y ciudades del sur de Francia como Niza o Cannes.

“Un cierto número de conductores en lujosos automóviles deportivos son atrapados cometiendo muy graves infracciones de alta velocidad, más de 50km/h sobre el límite y algunos por encima de eso”, declaró a los medios el fiscal Jacquet.

“No puedo aceptar a conductores que ponen en peligro las vidas de los ciudadanos en nuestro territorio nacional y que luego se benefician de una total inmunidad”.

El fiscal explicó que en 2016 envió a las autoridades de Mónaco una lista de las placas de 206 automóviles, 97 de los cuales suman por lo menos 50 infracciones de tránsito en Francia y 109 de los cuales han infringido la ley por lo menos 10 veces. Uno de los conductores incluso ha cometido 384 infracciones. De esta forma, en los últimos cuatro años unos 400 conductores han cometido 13,000 infracciones de tránsito.

Los fiscales monaguenses no ejercieron ninguna acción en contra de los conductores por no haberse cometido las faltas en su territorio y solo se limitaron a enviarles advertencias al respecto.

En 2017 Francia envió otra lista de 231 vehículos y esa vez los conductores fueron citados a audiencias.

Ahora se anuncia que se ha llegado a un acuerdo entre los dos países que, según Jacquet, pondrá fin a “los conductores actuando con total impunidad”.

A partir de este acuerdo, las autoridades del sur de Francia podrán iniciar acción legal en contra de estos conductores para que respondan por sus faltas. Cabe señalar que cada infracción por exceso de velocidad puede ser sancionada con una multa de hasta 3,000 euros.

A diferencia de Francia, en Suiza la ley permite fijar las multas de acuerdo con el poder adquisitivo del infractor por lo que se han impuesto multas de 290,000 dólares por exceso de velocidad e incluso en 2010 se planteó imponer una multa de un millón de dólares al conductor de un Mercedes Benz SLS AMG por conducir por las carreteras suizas a 290 km/h.

Ya veremos si en Francia la amenaza de una multa de 3,000 euros disuade a los conductores monaguenses de viajar a altas velocidades por los caminos de la Costa Azul.

Más información thelocal.fr

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin