Letrero con la frase #MeToo

Sandra Muller, la periodista que inició en Francia el movimiento de mujeres que en redes sociales han denunciado haber sufrido acoso sexual, está siendo demandada por difamación.

En su perfil de Facebook, Sandra Muller, creadora del movimiento #balancetonporc, similar al iniciado en Estados Unidos como #MeToo, dijo haber sido demandada por difamación por Eric Brion, ex ejecutivo de televisión a quien ella denunció por haberle hecho propuestas sexuales inapropiadas.

Conforme con la información proporcionada por Muller, Brion está solicitando ante los tribunales franceses una compensación por daños de 50,000 euros más los gastos legales en que incurra.

“Iré hasta el final de esta batalla con la ayuda de mi abogado y espero que este proceso sea una oportunidad para un debate real sobre cómo combatir el acoso sexual”, escribió Sandra Muller en su perfil de Facebook.

Respecto de la acusación de haber hecho declaraciones sexuales inapropiadas, Eric Brion respondió mediante publicación de una carta abierta publicada en diciembre pasado en el diario Le Monde, que solo lo había hecho una vez y ofreció disculpas por ello, pero que había una necesidad de “verdad y matices” en medio de la ola de acusaciones.

Se defendió diciendo que sus acciones poco tenían que ver con las acusaciones presentadas en contra del productor hollywoodense Harvey Weinstein a quien decenas de mujeres acusan de acoso sexual y de agresión.

En su carta, Eric Brion dijo que la “maquinaria” que Sandra Muller inició con sus mensajes en Twitter era imparable y argumentó que debido a eso había sido objeto de serias repercusiones profesionales y personales.

La postura de Eric Brion se vio fortalecida este mes después de que más de 100 mujeres francesas del mundo del arte y la cultura trivializaran el movimiento de denuncias de acoso sexual, declarando que había surgido un nuevo “puritanismo” entre las mujeres.

Así, defendieron el “derecho” de los hombres de coquetear con las mujeres, declarando que “la violación es un delito, pero tratar de seducir a alguien, aun persistente o torpemente, no lo es” y que con estas denuncias muchos hombres habían sido castigados sumariamente o despedidos de sus trabajos “cuando todo lo que hicieron fue tocar la rodilla de alguien o tratar de robar un beso”.

Será un proceso interesante que, seguramente, será el pivote de un nuevo debate en Francia, esta vez, quizá, sobre el machismo implícito en esas frases de contenido sexual, toques de rodillas o robo de besos no solicitados.

Más información bbc.com

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin