Balanza, mazo y birrete

James Tracy, quien fuera profesor de una universidad estatal de Florida y que demandó alegando que su despido había sido motivado por sus polémicas declaraciones en que negó la masacre del colegio en Sandy Hook, perdió su caso esta semana.

El exprofesor, padre de cuatro hijos, demandó a la universidad Florida Atlantic University y al sindicato alegando haber sido despedido por ejercer su derecho a la libre expresión después de que expresara en un artículo que la tragedia de la escuela primaria Sandy Hook, ocurrida en diciembre de 2012, fue un montaje elaborado por la administración Obama para apoyar su política de control de armas.

En la tragedia de Sandy Hook en Newton, Connecticut, murieron 20 niños y 6 adultos por un ataque con armas perpetrado por un atribulado joven de 20 años que abrió fuego en la escuela después de haber matado a su madre y que terminó suicidándose.

“Le queda a uno averiguar si el tiroteo en Sandy Hook alguna vez tuvo lugar, por lo menos en la forma en que las autoridades y los medios nacionales lo han descrito”, escribió James Tracy en su artículo, señalando que se había suprimido evidencia de que el tiroteo había sido perpetrado por varios hombres armados y que los padres que estaban afuera de la escuela primaria “eran actores trabajando bajo la dirección de la autoridades estatales y federales”.

En diciembre de 2015 Lenny y Veronique Pozner, papás de Noah Pozner, uno de los niños asesinados en Sandy Hook, escribieron un artículo en el diario The Sun Sentinel de Florida, en el que manifestaron que James Tracy les había exigido que probaran que Noah había existido, que ellos eran sus padres y que tenían los derechos sobre las fotografías del niño. De acuerdo con estos padres, el profesor “personalmente procuró ocasionar dolor y angustia a nuestra familia”.

Tras esta acusación, la Universidad pidió a James Tracy llenar un formato con información sobre sus trabajos y colaboraciones adicionales a su trabajo dentro de la facultad de comunicaciones y le otorgó un plazo determinado para entregarla. El profesor se opuso, pero terminó entregando la información solicitada, aunque un día después del plazo señalado lo que dio pie a la universidad para despedirlo.

James Tracy demandó a la universidad porque a su juicio había sido despedido por la manifestación de sus ideas. La universidad se defendió señalando que el despido había sido porque repetidamente el profesor Tracy se había negado repetida e intencionalmente a cumplir solicitudes razonables de información.

El juicio inició el 29 de noviembre ante la corte federal en West Palm Beach, Florida, y al jurado se le pidió resolver si el blog fue el motivo principal de la universidad para despedir a Tracy. Para ello, James Tracy tenía que haber presentado evidencia que preponderantemente demostrara que era más probable que así haya sido a que no.

Sin embargo, el equipo de abogados que representó al profesor no logró demostrar que el despido había sido a causa del blog y los miembros del jurado, de forma unánime, concluyeron que el despido había sido por el incumplimiento de órdenes dadas por el patrón.

“Solo tratamos de mantenernos lejos de las emociones del caso y nos enfocamos en la evidencia, no en rumores ni opiniones”, declaró al Sun Sentinel el presidente del jurado.

Conocido el veredicto, Tracy se negó a declarar ante los medios, pero uno de sus abogados llamó prostitutas a los periodistas y gritó “fake news” (noticias falsas), en un alarmante reflejo del trato de Donald Trump da a los medios que lo critican y que sus seguidores están imitando.

Hasta el momento se sabe que los abogados de Tracy planean apelar decisiones tomadas previo al juicio.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin