Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:09 am
Médico con corazón de plástico en las manos

El capítulo suizo de la organización Junior Chamber International, JCI, está proponiendo la reforma de la ley vigente en materia de donación de órganos para regular la donación universal, figura que ha sido impulsada en varios países del mundo.

La ley vigente en Suiza dispone que el donador de órganos debe manifestar su consentimiento en vida, mientras que la donación universal presume que se ha otorgado el consentimiento, salvo que expresamente sea negado.

Si bien son varios países tanto en América Latina como en Europa los que han adoptado esta figura por la falta de órganos donados, la Organización Mundial de la Salud, OMS, no la aprueba al establecer que “el consentimiento es la piedra angular ética de toda intervención médica”.

Así, desde 2009 Chile aprobó la donación universal de órganos, estableciendo las formas en que se puede negar este consentimiento, y Venezuela lo reguló en 2011. En Europa, Francia, Austria, Italia y España, entre otros, tienen el sistema de la donación universal.

En Suiza la campaña para lograr la reforma de la ley fue lanzada este martes por la JCI con el título de “Salva vidas apoyando la donación de órganos”, proponiendo que se presuma la aceptación para donar órganos, con posibilidad de que durante la vida de las personas se pueda negar esta donación automática.

“La ley indicaría que todos somos donantes potenciales de órganos y tejidos, a menos que hayamos expresado nuestra negativa en nuestra vida", explicaron a la prensa en Berna representantes de la JCI. Concretamente, las personas que se oponen a la donación de órganos deberán declarar su rechazo al inscribirse en un registro nacional.

Los proponentes explicaron que el consentimiento no implica una donación automática ya que si la persona fallecida no está dada de alta en el registro, se tomará la opinión de los familiares al respecto.

Pierre-Yves Maillard, presidente de Swisstransplant, opino que el esquema vigente presenta dos temas problemáticos. Por un lado, el tomar órganos de quien no quería donarlos, pero no lo manifestó en vida. Y el otro, el de no tomar de quien los hubiera querido donar.

Así, Maillard dijo que la situación en Suiza es contradictoria porque si bien el 85 por ciento de la población está a favor de la donación de órganos, al mismo tiempo la tasa de rechazo es alta, en más del 60 por ciento en 2016. Señaló que en la mitad de los casos los familiares no conocen la voluntad del difunto. "En caso de duda, se abstienen. La apuesta es que, en la duda, dicen que sí ", declaró.

Bajo el esquema actual, Suiza tiene un promedio de 14,2 donadores por millón de habitantes por año, la mitad de donadores que tienen países europeos con sistema de donación universal. Según cifras reveladas, cada año mueren cien personas esperando un trasplante de órgano y actualmente hay 1, 480 personas en lista de espera por un órgano.

Los proponentes tienen hasta el 19 de abril de 2019 para recolectar las 100,000 firmas necesarias para que sea considerada por el Parlamento. Para lograr este fin, otras organizaciones podrían unirse a la campaña como ya lo ha hecho Swisstransplant, organización que entregará también un apoyo de 50,000 francos suizos.

Más información thelocal.ch y 20min.ch

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin