Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:06 am
Chocolate de Módica

Todo indica que el primer chocolate que tendrá protección en Europa será de Italia, específicamente de Módica, una pequeña población de 55,000 habitantes, localizada en Sicilia. Se trata de un chocolate que, según los artesanos, su elaboración sigue muy apegada a cómo lo hacían mayas y aztecas.

Para el chocolate de Módica se está buscando una Indicación Geográfica Protegida, IGP, otorgada a los productos que poseen alguna cualidad determinada, reputación u otra característica que pueda atribuirse a un origen geográfico concreto y cuya producción, transformación o elaboración se realiza en la zona geográfica delimitada de la que toma su nombre.

El chocolate de Módica es oscuro, amargo y rasposo. Se prepara moliendo los granos a mano hasta formar una pasta a la que se incorpora azúcar y saborizantes como la vainilla o la canela y luego se coloca en un molde rectangular de metal. Una técnica muy conocida en México por los artesanos, particularmente en Chiapas.

Para Módica, este chocolate se trata de su producto principal. Para protegerlo, desde 2003 se creó el Consorcio de Protección del Chocolate de Módica que a la fecha agrupa a más de 20 productores. La organización ha estado cabildeando en Italia y ante la Unión Europea la protección del chocolate y actualmente están en espera de una respuesta una vez que ya se ha incluido en la lista de productos que podrían recibir la IGP.

“Este prestigioso producto es un tesoro de nuestra región y, por tanto, debe quedar protegido y salvaguardado de toda imitación a cualquier costo”, declaró el diputado italiano Nino Minardo, quien ha hecho un llamado al Parlamento Europeo para que se apruebe el otorgamiento de la Indicación Geográfica Protegida.

Como parte de la comercialización del chocolate de Módica, cada año se celebra el Chocobarroco, una fiesta que dura cinco días entre octubre y noviembre y en la que hay conferencias, ceremonias para catar el producto, exhibiciones y talleres, ensalzando también las edificaciones antiguas de la ciudad, muchas de las cuales pertenecen al Barroco.

Lo interesante es que, pese a que los chocolates suizos o belgas son más conocidos, de concederse la IGP, el chocolate de Módica sería el primer chocolate europeo en quedar protegido.

Esperemos que no les suceda como a los dulces típicos franceses Calissons d'Aix, que pese a haber obtenido en 2015 la IGP, una empresa china con domicilio en Shanghái registró el nombre como marca comercial ante la oficina de propiedad intelectual de China. Al registro se opuso la Unión Francesa de Fabricantes de Calissons de Aix, pero tradicionalmente los chinos han sido renuentes a sancionar a empresas locales por infracción de marca o por violación a protecciones otorgadas.

Más información thelocal.it

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de resicily.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin