Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:09 am
Smartphone

La Corte Suprema de Brisbane, Australia, ha aceptado como testamento un mensaje de texto escrito y no enviado por quien en lenguaje legal se denomina de cujus, es decir, de quien se trata la sucesión.

El mensaje fue encontrado en la carpeta de borradores del teléfono celular del difunto, un hombre de 55 años que el año pasado se quitó la vida. En el mensaje deja “todo lo que tengo” a su hermano y sobrino, indicando el número de cuenta bancaria y detallando lugares de la casa en donde escondió dinero. “Algo de efectivo detrás de la TV y algo en el banco”, escribió. “Deposita mis cenizas en el jardín”, instruyó en el mensaje no enviado el cual terminó con la frase “my will” que significa tanto como “mi voluntad” como “mi testamento”.

El mensaje fue recurrido por la viuda para quien no tenía validez debido a que no había sido enviado. Sin embargo, la juez Susan Brown concluyó que al haber sido escrito por la fecha en que el hombre había decidido el suicidio y había escrito que era su voluntad, debe ser tomado como un testamento, sin tenerse en cuenta la naturaleza informal del documento.

“La referencia a su casa y jubilación y su especificación de que la solicitante [la esposa] iba a tomar sus propias cosas indica que era consciente de la naturaleza y extensión de su patrimonio, que era relativamente pequeño”, escribió la juez

En Queensland, provincia australiana donde se presentó esta sucesión, la ley exigía que el testamento, para ser válido, debía constar por escrito y ser firmado por dos testigos. En 2006 la ley fue reformada para aceptarse otro tipo de documentos menos formales como testamento y gracias a ello en 2013 se aceptó como tal un DVD que estaba marcado como “mi testamento”.

De esta forma, el hermano y sobrino del de cujus han sido declarados sus herederos universales.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin