Lunes  23 de octubre  de 2017  1:29 pm
Dieter Degowski con la rehén Silke Bischoff

Dieter Degowski, uno de los dos responsables de una historia de secuestro y persecución que más parece la trama de una mala película de Hollywood, saldrá libre en los próximos días. Fue responsable de haber tomado rehenes después de un malogrado asalto bancario y fue parte de una persecución policíaca de tres días en la que periodistas participaron directamente.

Degowski estuvo acompañado de un cómplice, Hans-Jürgen Rösner, con quien el 16 de agosto de 1988 decidió atracar la sucursal del Deutsche Bank en Gladbeck, al norte de Alemania, cerca de la frontera con los Países Bajos.

El atraco salió mal por lo que, encerrados en el banco, tomaron como rehenes a dos cajeros. Tras las negociaciones obtuvieron un vehículo en el cual huir, pero antes de salir de la ciudad pasaron a recoger a Marion Löblich, novia de Rösner.

Enterada la prensa de la situación, varios periodistas siguieron a los delincuentes quienes al día siguiente del frustrado robo secuestraron a 32 personas que iban a bordo de un autobús rumbo a Bremen. Durante este secuestro algunos periodistas entrevistaron a los secuestradores e incluso a algunos rehenes, quienes concedieron las entrevistas con pistolas apuntando a sus cabezas o gargantas.

En una estación de servicio, Marion Löblich fue al baño y fue detenida por la policía quien la usó para tratar de negociar la liberación de rehenes. Los secuestradores, sin embargo, amenazaron con matar rehenes cada cinco minutos si no les regresaban a Marion. Así, concluido el plazo, dispararon en la cabeza a un adolescente italiano de 15 años. Lo trágico es que Marion fue liberada pero no llegó a tiempo con los secuestradores debido a la mala comunicación de la policía y a que se rompió la llave de las esposas.

En el lugar de los hechos no había personal médico por lo que no se prestaron primeros auxilios al jovencito, quien falleció 20 minutos después.

El autobús secuestrado se encaminó a Países Bajos. Durante la persecución, una patrulla de la policía chocó con un camión, lo que resultó en un policía muerto y otro herido.

El 18 de agosto, en los Países Bajos, la policía, después de que se liberaron algunos rehenes, intercambió a los secuestradores el autobús por un BMW el cual había sido modificado con un dispositivo para que mediante control remoto el vehículo se detuviera. Durante la huida, Marion y el chofer del autobús resultaron heridos.

Las cosas se tornaron más absurdas en este punto. De regreso a Alemania, en Colonia, los secuestradores hicieron una parada en un centro comercial, donde fueron rodeados por periodistas y compradores. Los periodistas ofrecieron guiarlos en su huida y hubo quien incluso les ofreció fotografías de los policías que los perseguían para que evitaran que los engañaran cambiando rehenes por policías encubiertos.

A media noche, en un tramo cerrado de la autopista, una patrulla se estrelló contra el BMW de los secuestradores, lo que dio pie a un tiroteo que resultó en la muerte de uno de los rehenes. Poco después de esto, los delincuentes fueron detenidos. Cabe señalar que el dispositivo para detener el auto no fue usado porque la policía olvidó el control en Países Bajos.

En 1991, la Corte Superior Regional de Essen encontró culpables de secuestro y homicidio a Dieter Degowski y a Hans-Jürgen Rösner y los condenó a cadena perpetua, mientras que Marion Löblich fue sentenciada a 9 años de prisión. En 2002 el Tribunal Superior de Hamm incrementó en 24 años la sentencia de Degowski. Dos años más tarde, el mismo tribunal negó la petición de reducción de sentencia de Rösner y en su lugar le dictó “detención preventiva”, Sicherungsverwahrung, que es una sentencia indeterminada dictada a personas que se consideran ser peligrosas para la sociedad. Por esta sentencia es poco probable que Rösner abandone la prisión.

A Degowski, por su parte, se le ha concedido libertad bajo palabra tras haber estado más de treinta años tras las rejas, según lo dio a conocer este martes un vocero del tribunal. A este hombre se le concederá una nueva identidad a fin de que pueda reinsertarse en la sociedad.

Derivado de este penoso capítulo, el Consejo de Prensa Alemán prohibió a los miembros de su gremio hacer entrevistas durante situaciones que impliquen rehenes.

Más información thelocal.de /wikipedia.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de thelocal.de

Otras Noticias

Suscripción al Boletin