Lunes  23 de octubre  de 2017  1:29 pm
Mazo judicial

Un juez del Tribunal Superior de Columbia Británica, Canadá, se vio en la necesidad de desechar la evidencia presentada el caso en contra de dos personas acusadas de operar un laboratorio de metanfetaminas, debido a que la policía violó sus derechos procesales.

El operativo se efectuó en 2012 en una residencia en Vancouver, en donde la policía encontró material para elaborar metanfetaminas, varias bolsas con 28 gramos de metanfetaminas y una pistola Glock cargada con 17 municiones. Derivado de este operativo se detuvieron a dos personas, ocupantes del domicilio, Shu Tshung Wong and Lena Truong

Si bien el operativo se realizó con el respaldo de una orden de cateo y a los detenidos se les leyeron sus derechos, el juez Nigel Kent conoció que la policía cometió por lo menos ocho infracciones a la Carta de Derechos en materia de debido proceso.

Así, antes de los arrestos la policía decidió detener a los ocupantes del domicilio y mantenerlos incomunicados por un lapso de por lo menos seis horas, tiempo durante el cual se les negó el acceso a un abogado. Esta detención se extendió después de realizado el cateo.

Elementos de la policía consideraron que era necesario tomar estar medidas para evitar la comunicación con terceras personas que hubieran destruido evidencia previa al cateo.

El juez concluyó, empero, que no existían elementos reales que hicieran presuponer a la policía que se destruiría evidencia si se concedía a los detenidos acceso a un abogado. Por tanto, concluyó, la violación de derechos fue “flagrante” y “deliberada”.

"No hay duda de que la conducta [de la policía] constituyó una desviación importante y deliberada de las disposiciones de la Carta [de Derechos]", dijo el juez Kent.

"Fue una conducta expresamente aprobada por altos responsables de la toma de decisiones dentro del departamento de policía y, peor aún, no es una táctica poco común empleada por la policía en los expedientes de ‘proyectos’ de investigación como el de este caso", declaró el juez.

“La sociedad tiene un fuerte interés en detectar, perseguir y condenar a aquellos individuos que operan ‘laboratorios de metanfetaminas’ y que cometen delitos con armas de fuego”.

“Algunas veces, sin embargo, la mala conducta de la policía en la investigación de estos delitos es tal que la evidencia crítica para la persecución debe ser excluida y los acusados salen libres como consecuencia”, explicó el juez.

El juez explicó que las solas infracciones cometidas en la detención de los imputados y su arresto eran suficientes para desechar la evidencia, aclarando que si se equivocaba, existían más infracciones cometidas durante la investigación, como respecto a la vigilancia de los sospechosos y el cateo del automóvil, que justificarían la misma decisión.

De esta forma, tras haberse desechado toda la evidencia, la fiscalía se vio en la necesidad de retirar todos los cargos en contra de los detenidos lo que significa que deben ser puestos en libertad.

Este caso es muestra de lo importante que es que se siga el debido proceso desde la investigación y es prueba de que no solo en México estos errores de policía e investigadores significan la libertad de delincuentes.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin