Judios ultraortodoxos en una protesta por su afiliación al ejercito

La Corte Suprema de Israel ha concluido que la ley que establece la cuota que el colectivo de ultra ortodoxos debe aportar al ejército, aprobada por el gobierno israelí en el año 2015, es inconstitucional.

El gobierno de Bejamin Netanyahu reformó la legislación en 2014, reduciendo considerablemente la cuota que este colectivo aporta a las fuerzas armadas de Israel, decisión que fue ratificada por el Knesset, poder legislativo de Israel, con lo que una vez cumplida la cuota, los religiosos ultraortodoxos judíos en edad de cumplir con el servicio militar pueden quedar exentos.

La Corte Suprema ha concluido que esa “ley es inconstitucional, desproporcionada y socava la igualdad”. Ocho de los nueve jueces votaron a favor de dejar sin efecto la norma. Además, los magistrados le dan al ejecutivo de Netanyahu un plazo de un año para encontrar otra fórmula que permita que los jaredíes cumplan con la obligación de prestar el servicio militar sin perpetuar la desigualdad vigente.

La decisión no ha sido bien recibida entre los grupos que apoyan al gobierno de Netanyahu que ven en la exención del servicio militar de los ultraortodoxos como un límite que el ejecutivo israelí no debe traspasar. “Utilizaremos toda nuestra fuerza para enmendar esa ley y proteger el marco actual”, dijo el líder del Shas y Ministro del Interior, Aryeh Deri.

Los partidos religiosos Shas y Judaísmo Unido de la Torá pusieron como condición para dar su apoyo al nuevo gobierno de coalición de ultraderecha de Netanyahu, modificar la ley. Como resultado, las cuotas fijadas para los jaredíes se redujeron notablemente por lo que la Corte Suprema recibió cuatro apelaciones: tres por discriminación de los no jaredíes y una por discriminación de los ultraortodoxos frente a otras minorías del país, como los árabes, exentas de ir al ejército.

Para desafiar la decisión en el barrio ultraortodoxo de Meah Shearim, en Jerusalén, se repartieron volantes en contra del ejército y en los que los líderes de la comunidad instaban a los jóvenes a no cejar en su empeño de “seguir estudiando la Torá a pesar de los demonios que tratan de desviaros del camino”. En estas comunidades las agresiones a policías y militares durante el reclutamiento de jóvenes jaredíes son frecuentes, así como las protestas en las que suelen quemar y golpear monigotes con el uniforme del Tsahal -ejército- colgados en plena calle.

Los jaradíes se consagran al estudio de los textos sagrados, sobre todo en Israel, y viven principalmente de las subvenciones del estado. Los ultraortodoxos no quieren hacer el servicio militar porque lo consideran una distracción de sus deberes religiosos, por lo que han venido luchando para que se les exima del mismo.

Pero en 2012 la Corte Suprema israelí derogó la Ley Tal que regulaba el alistamiento de los jaradíes, por lo que se emitió la nueva ley de cuotas que ahora nuevamente ha sido declarada inconstitucional.

Originalmente, la legislación estableció desde 1949 que todos los israelíes, hombres y mujeres, mayores de 18 años deben enlistarse en el ejército salvo que el secretario de la defensa los exente de ello por algún motivo.

Más información sipse.com 

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin