Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:21 am
Canasta con huevos

La mañana de este jueves, la policía neerlandesa, después de haber realizado varios cateos, arrestó a dos hombres vinculados con la masiva contaminación de huevos de gallina con el pesticida fipronil.

El finpronil es un insecticida de amplio espectro utilizado a menudo como componente activo de anti pulgas para mascotas y anti plagas domésticas, así como para fumigación de cultivos de maíz, campos de golf, etc. En Europa, sin embargo, su uso es ilegal en cultivos destinados al consumo humano y en animales involucrados en la cadena alimenticia.

El escándalo inició en Bélgica donde la autoridad sanitaria descubrió que los huevos provenientes de Países Bajos estaban contaminados con el pesticida. Se cree que la empresa belga Poultry-Vision vendió un producto que contiene la prohibida sustancia química a la empresa neerlandesa Chickfriend que lo usó para combatir los piojos en las gallinas. Ahora, es muy probable que esas gallinas sean sacrificadas.

Las dos personas detenidas por la policía neerlandesa bajo sospecha de haber puesto en riesgo la salud pública, son directores de Chickfriend.

Durante el operativo de la policía neerlandesa, en que colaboraron autoridades belgas, Eurojust, que es la agencia europea de cooperación judicial en materia penal, y Europol, no solo las casas de los detenidos fueron cateadas, sino también un depósito en Bergen op Zoom, al sur de los Países Bajos, y otras dos instalaciones, esto a petición de las autoridades sanitarias belgas.

Derivados de estos cateos también se decomisaron documentos vinculados con la investigación, bienes de valor como automóviles, y se inmovilizaron cuentas bancarias al amparo del principio de que ‘el crimen no paga’, conforme al comunicado emitido por la autoridad sanitaria neerlandesa.

En Bélgica la policía también efectuó un operativo en el que se catearon 11 domicilios, incluido el de un veterinario. Si bien todo incida que no hubo detenciones, el organismo de radiodifusión NOS comunicó que se había obtenido ‘evidencia incriminatoria’ como resultado del operativo.

Derivado del escándalo se desecharon cientos de miles de huevos en el centro de Europa y se inmovilizó la venta de huevos en el mercado local y de Bélgica, Francia y Alemania, habiéndose descubierto también que unos 170,000 huevos contaminados llegaron al mercado británico.

Lo grave es que todo parece indicar que las autoridades sanitarias neerlandesas habían recibido información de la contaminación de huevos desde noviembre de 2016, pero no dieron aviso del asunto.

No solo pasa en México.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin