Cadena de doble hélice de ADN

En España, los magistrados de la Sala Civil del Tribunal Supremo declararon la paternidad de un hombre que sin razón justificada se negó a someterse a la prueba de paternidad. “No cabe primar la actuación de quien obstaculiza, sin razón justificada, la averiguación de la verdad teniendo a su alcance la posibilidad de facilitar a la otra parte y al tribunal la solución”, concluyeron los magistrados.

Se trata de un caso que fue fallado a favor del hombre en instancias inferiores porque la madre de la ahora joven no presentó suficiente evidencia de que entre ella y el demandado hubiere existido una relación sentimental. Así, la única evidencia presentada fue que asistían al mismo gimnasio y la declaración del dueño de ese establecimiento mercantil de que creía que por la época de la concepción de la niña, nacida en diciembre de 1998, “andaban liados”.

Llegado el asunto a la máxima instancia, lo magistrados aplicaron jurisprudencia creada por ellos en la que establecen que la negativa del demandado a la práctica de la prueba de ADN es un “indicio muy cualificado” de su paternidad, revirtiendo de esta forma las decisiones previas del juzgado de instrucción 4 de San Sebastián y de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa.

“Resulta contrario a elementales principios de justicia propiciar que estas conductas de negación puedan generalizarse privando al hijo de la posibilidad de obtener certeza sobre su filiación, dando efectividad a la negativa únicamente en aquellos casos en que la prueba resulta menos necesaria al existir elementos probatorios suficientes para deducir la paternidad del demandado”, explican en su decisión los magistrados.

Para los magistrados de la Sala Civil, tampoco es importante que se presente evidencia contundente sobre la existencia de una relación sentimental entre las partes pues basta una simple relación de conocimiento de la que pudiera inferirse la posibilidad de la procreación. “Es cierto que como prueba de paternidad tales circunstancias resultan insuficientes, pero ello -unido a la negativa del demandado- permite al tribunal hacer dicha declaración con plena certeza”.

Así que la negativa de someterse a la prueba de paternidad ha sido precisamente el indicio necesario para que se declarara la paternidad sobre la joven que ya ha cumplido la mayoría de edad.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin