Martes  26 de septiembre  de 2017  10:46 am
Mujer embarazada

Después de que el pasado 8 de julio la Inspección del Trabajo de España impusiera una multa de 25,000 euros a la aerolínea Iberia por solicitar a las aspirantes a trabajar en la empresa una prueba de embarazo, Iberia declaró ayer que dejará de solicitar este requisito.

El caso empezó a ser investigado el año pasado por la Inspección del Trabajo en las Islas Baleares cuando se descubrió que Iberia había contratado a una empresa para la selección de personal, la que exigía a las candidatas a empleadas que se realizaran ciertas pruebas médicas, entre ellas una para determinar si estaban embarazadas. Las otras pruebas médicas, exigidas tanto a mujeres como hombres, incluyen pruebas de esfuerzo o análisis para descartar el consumo de drogas.

Lo interesante del caso es que cuando la Inspección del Trabajo cuestionó a Iberia sobre esta práctica en las Baleares, la empresa respondió que se trata de una práctica que se ejerce a nivel nacional. La razón, señalaron, es la protección de las candidatas que resultaran embarazadas quienes serían incorporadas a un protocolo de salud laboral fijado para estos casos destinado a evitar labores que puedan conllevar un riesgo, como prestar servicio en aviones durante ese periodo.

La Inspección del Trabajo, sin embargo, no aceptó esta explicación acotando que es hasta que la empleada está contratada el momento en que tiene la obligación de dar aviso del embarazo para que se pueda aplicar el protocolo de salud. Lo anterior porque es estando contratadas cuando gozan de una protección especial según la cual el despido de una mujer que ha notificado que está embarazada, es nulo.

Así, la solicitud de la prueba de embarazo como requisito de selección, ha sido encontrado por la Inspección del Trabajo como una patente discriminación por motivos de sexo y una vulneración del derecho a la igualdad, al haber interpretado que la intención no es otra que la de limitar el acceso a las embarazadas.

Lo anterior porque estas trabajadoras entrarían en un periodo de baja por maternidad con un derecho posterior a una reducción de jornada para el cuidado de los hijos, lo que supone mayores costes para la empresa.

Además de lo anterior, el organismo de supervisión laboral español encontró que Iberia pide datos de carácter estrictamente personal que no están relacionados con el trabajo que se va a desarrollar posteriormente y que no son necesarios en esa fase de la relación entre la empresa y el empleado. Así, se fija un requisito solo para las mujeres que obstaculiza su contratación y que, de negarse a cumplirlo, impide la contratación misma, una situación por la que los hombres no pasan.

Tomando en cuenta la gravedad de la falta, la Inspección del Trabajo fijó la multa a la aerolínea en 25,000 euros, dentro del rango autorizado de imposición de multas de entre 6,000 y 180,000 euros.

Si bien la aerolínea ha declarado que esta práctica será desechada, cuenta con tiempo para recurrir la multa, aunque es difícil que pueda presentar argumentos sólidos en contra de esta práctica que ha sido calificada de ilegal una y otra vez en diferentes sistemas jurídicos.

Más información diariodemallorca.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin