Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:21 am
Logo de google a la mexicana

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en los Estados Unidos rechazó la demanda que buscaba que se cancelara como marca registrada la palabra “google”, al considerar que se ha convertido en sinónimo de buscar en Internet.

La Corte consideró que el argumento no es válido en la medida que sólo se demostró que las personas utilizan como verbo la palabra “google” cuando hacen referencia a las búsquedas en dicha herramienta, pero no demostraron que las personas la utilizan en forma en general al referirse a una búsqueda en la red mundial, en cualquier motor de búsqueda del Internet y no sólo en el buscador de Alphabet Inc.

El fenómeno es conocido como “vulgarización de una marca” y es lo que han padecido marcas como Kleenex, Celofán o Aspirina, que se hicieron tan populares que terminaron convirtiéndose en la palabra que identifica el producto, sin importar quien lo produce.

Este caso inició entre el 29 de febrero de 2012 y el 10 de marzo de 2012, cuando Chris Gillespie registró 763 nombres de dominio que incluían la palabra "google".mezclada con algunos otros términos como que identificaban una marca, persona o producto específico, por ejemplo, "googledisney.com", "googlebarackobama.Net ", o " googlenewtvs.com.

Google, Inc, presentó una denuncia ante el Foro Nacional de Arbitraje ("NAF"), que tiene autoridad para decidir sobre ciertos conflictos por nombres de dominio bajo las condiciones de uso del registrador. Google argumentó que se estaba violando la Política Uniforme para la de Resolución de Disputas de Nombres de Dominio, y se estaba cometiendo lo que coloquialmente se llama "cybersquatting" o “ciber ocupación”, además de que se estaba violando su marca, por o que el registro fue de mala fé. La NAF coincidió con Google y ordenó la entrega de los nombres de dominio a la compañía en mayo de 2012.

Poco después, David Elliott presentó una acción en un Tribunal de Distrito de Arizona una solicitud de la cancelación de la marca conforme a la legislación de marcas de Estados Unidos, que permite la cancelación de una marca registrada si ésta ha pasado a ser el nombre genérico de un bien o servicio, o una porción de ellos, para los cuales la marca fue registrada. En inglés le llaman “genericide” que podría traducirse como “muerte por convertirse en género”. Gillespie después se unió a esta demanda.

Pero el panel de tres jueces indicó que los demandantes no presentaron pruebas suficientes "para que un jurado pueda concluir que el público en general entiende principalmente la palabra ’google’ como un nombre genérico para búsquedas en motores de internet y no como una marca que identifica al motor de búsqueda de Google en particular".

Para el abogado que representó a estos dos hombres, el fallo expande aún más el amplio monopolio ya concedido a los propietarios de marcas registradas.

Más información fortune.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin