Martes  30 de mayo  de 2017  5:35 am
Gallinas

En Los Ángeles, California, un juez federal desechó la demanda presentada por un grupo protector de animales en contra de una sinagoga por el ritual llamado kapparot que involucra gallinas, al concluir que la sinagoga no se involucra en actividades de comercio injustas al cobrar por el sacrificio y desecho del animal.

La demanda fue presentada por la agrupación United Poultry Concerns, con fundamento en la ley mercantil, argumentando que el cobro de US$27 dólares por el sacrificio de las gallinas está muy por encima de los costos reales.

El ritual de kapparot o kaporos es efectuado por algunos judíos ortodoxos previo a Yom Kippur. En él, una gallina se balancea en un círculo tres veces sobre la cabeza de la persona, mientras se dice la siguiente frase: “Este es mi intercambio, mi sustituto, mi expiación, este gallo (o gallina) irá a su muerte, pero yo iré a una vida buena, larga y a la paz". El objetivo es que el ave asuma cualquier desgracia que pudiera ocurrir a quien haya participado en el ritual, en castigo por sus pecados.

Tradicionalmente el animal era donado a los pobres para que lo comieran (y en esta donación algunos judíos justificaban el ritual), pero debido a las estrictas normas sobre manejo de alimentos vigentes en California, ya no se dona el animal, sino que es sacrificado.

Si bien otra agrupación ha presentado otra demanda en contra de la sinagoga por crueldad animal, esta demanda sustentada en materia mercantil fue desechada por el juez federal Andre Birotte Jr. al señalar que el rabino no se involucraba en prácticas mercantiles desleales al ejecutar el ritual, porque “no participa ni compite como agente de comercio en el mercado mercantil al realizar un ritual religioso de expiación que involucra donaciones”.

Para el rabino Alter Tenenbaum, de la sinagoga demandada, Chabad of Irvine, la decisión es una buena noticia. “Esperamos que esta victoria aliente a todos a vivir en paz y tolerancia sobre las creencias religiosas de cada uno”, se lee en el comunicado emitido por el religioso. Sin embargo, la decisión está siendo apelada conforme al abogado Bryan Pease, representante de la organización que demandó.

Además, todavía deben responder la demanda sobre crueldad animal, proceso que iniciará el próximo mes.

No es la primera vez que la comunidad judía ortodoxa es cuestionada en California sobre este tipo de rituales. En 2013, el departamento de alimentos y medicinas de California clausuró dos lugares donde se seguían estos rituales porque la forma en que sacrificaban a las gallinas es contraria a las leyes de salud del estado de California.

Más información thestar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin