Martes  21 de noviembre  de 2017  7:03 pm
Mazo judicial

La semana pasada, un juzgado en Pamplona, España, absolvió a un tuitero que en su cuenta insultó a una política, porque la presuntamente ofendida no compareció al juicio y no se pudo demostrar si las palabras escritas en Twitter habían lastimado su dignidad.

Enojado, o “cabreado con la casta política”, el ofensor escribió en su cuenta de Twitter respecto de la presidente del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, “hija de la gran p…, amiga de asesinos. Terrorista torturadora”.

Conforme al juez Penal No. 4 de Pamplona, “queda absolutamente claro que la expresión proferida constituye el elemento objetivo del delito de injurias”, pero debido a la ausencia de la política, no se pudo comprobar que esa expresión haya lesionado su dignidad, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Además, frente a la ausencia en el proceso, el juez se preguntó “si su voluntaria falta de asistencia al juicio se debe a que perdona al autor confeso de las expresiones injuriosas aquí enjuiciadas”.

En la sentencia, el juez dispone que “si la denunciante hubiera tenido a bien comparecer en el juicio, el resultado de la sentencia podría haber sido muy diferente”.

A la persona denunciada el juez hizo saber en el proceso que, en una democracia, la frustración (o cabreo) se resuelve “en las diferentes elecciones o ejercitando el derecho de manifestación o solicitando la colaboración en la crítica de otros partidos que compartan la tendencia del indignado o, incluso, creando un nuevo partido político que colme las aspiraciones del indignado. El insulto no está permitido”, así que no ha disculpado la expresión en sí misma.

Se trata de una decisión que puede ser apelada, pero que pone de relieve lo importante que es seguir el proceso una vez se ha presentado una denuncia.

Más información abc.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin