Mazo judicial

Un tribunal en Nueva Delhi, India, falló a favor de una viuda de 74 años de edad que ha sido maltratada y acosada por su hijo y por su nuera, concluyendo que las leyes en materia de violencia y de dotes han sido usadas para “silenciar y torcer el brazo de los padres que envejecen”.

La denuncia fue presentada en 2015 por Shanti Devi, una viuda de 74 años residente del dentro de Delhi, denunciando abusos a manos de su hijo y nuera que pretendían quedarse con sus dos propiedades.

“Esta ciudadana de la tercera edad ha enfrentado traumas, acoso y humillación a manos de su propio hijo y de su esposa. Ella ha presentado numerosas quejas a la policía y ha reportado su acoso”, señaló la juez de distrito Kamini Lau al dictar su sentencia, haciendo notar que lo hacían con la intención de usurpar su propiedad.

“Esta no es solo la historia de Shanti Devi sino de miles de ciudadanos de la tercera edad de los que escuchamos casi todos los días”, aclaró la juez, añadiendo que el poder judicial detendrá las conductas “ilegales e inapropiadas” de los hijos.

“Los tribunales de derecho no pueden permitir que los ancianos sean abandonados ni financiera ni emocionalmente a una edad en que más los necesitan”.

Tomando en consideración lo anterior, la juez ordenó a Ramakant, hijo de Shanti Devi, y a Poonam, su esposa, desalojar la casa de la anciana a quien adjudica la completa propiedad de dos inmuebles.

De esta forma, declaró nulos de pleno derecho el acuerdo de venta de una de las propiedades, así como el poder otorgado al hijo y nuera por la madre para actuar a su nombre y representación.

Asimismo, por concepto de daños, la pareja deberá pagar a la mujer 5,000 rupias, casi US$74, por mes, contados desde que se presentó la denuncia en 2015 hasta el momento en que desalojen totalmente la propiedad.

“Respetar a nuestros padres y ancianos y ocuparnos de ellos es una parte integral de nuestra rica cultura y tradición india. Recientemente ha habido un extendido abuso y mal uso de las leyes de violencia doméstica y de dotes solo para silenciar y torcer el brazo de los padres que envejecen.

“La vida no es una escalera sino una rueda y hace un círculo completo. Al girar la rueda del tiempo, los hombres usan muchas ropas y caras y nadie quiere darse cuenta del gran patrón que la rueda va tejiendo”, puntualizo la juez Kamini Lau sobre este caso de violencia familiar.

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin