Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:06 am
Logos de Cabify y Uber

En una decisión importante, el pasado viernes el tribunal laboral de Londres, en el Reino Unido, concluyó que los choferes de Uber son empleados y como tal tienen derecho a vacaciones pagadas, descansos pagados y al pago del salario mínimo, National Minimum Wage.

La aplicación fundada en San Francisco, California, sostuvo frente a los tribunales británicos, como ha sostenido frente a los tribunales laborales de los países donde ha sido cuestionado, que los choferes son personas independientes no empleadas por Uber y como tal, la empresa no tiene responsabilidades laborales hacia ellos, ni, en última instancia, responsabilidades civiles ni penales respecto de los choferes.

El caso fue llevado ante el tribunal laboral con jurisdicción en Inglaterra y Gales, por dos choferes, James Farrar y Yaseen Aslam, representados por el despacho de abogados Leigh Day, bajo el argumento de que sus actos son controlados por Uber, lo que significa que hay una relación laboral subordinada, en la ue, sin embargo, no reciben las prestaciones básicas a los que como trabajadores tienen derecho.

James Farrar declaró que sus ingresos totales de agosto de 2015, sin incluir gastos, fueron de 5.03 libras esterlinas la hora. Actualmente el salario mínimo para mayores de 25 años de edad es de 7.20 libras esterlinas la hora.

El otro chofer, Yaseen Aslam ya no presta sus servicios para Uber.

El abogado que representó a los choferes, Nigel Mackay, declaró: “Este veredicto reconoce la contribución primordial que los choferes han hecho respecto del éxito de Uber al confirmar que los choferes no son auto empleados, sino que trabajan para Uber como parte del negocio.

“Es una decisión innovadora. Tendrá impacto no solo para los miles de choferes de Uber que trabajan en este país, sino para todos los trabajadores de la llamada economía de acceso o gig, cuyos empleados se clasifican equivocadamente como auto empleados y se les niegan las prestaciones a las que tienen derecho”.

Los líderes de sindicatos ingleses comparten esta opinión pues consideran que este caso ha explorado “el mercado laboral negro”.

“Lo que ha sucedido en Uber es solo la punta del iceberg. Muchas personas están ahora atrapadas en empleos inseguros, con una baja paga y sin voz en el trabajo. Necesitamos que el gobierno sea estricto con la impostura del autoempleo”, declaró Frances O'Grady, secretario general de un sindicato.

Por su parte, Alex Bearman, socio del despacho legal Russell-Cooke que representó a Uber, declaró sobre el fallo que Uber podría empezar a incrementar el porcentaje de cada tarifa que obtiene como comisión para encarar los costos adicionales que esta decisión supone. “En vista de lo que está en juego, es muy probable que esta decisión sea apelada y podemos no ver una decisión final por algún tiempo”, concluyó el abogado.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

 

Otras Noticias

Suscripción al Boletin