La Oficina de Armonización del Mercado Interior ( OAMI), que registra la marcas comunitarias en la Unión Europea emitió una resolución declarando que la marca " Zorro" no es válida en las categorías de impresos y entretenimiento.

Para la OAMI el consumidor común no aprecia en la marca “Zorro” un “indicador de origen”, aunque sí lo relaciona con la historia del personaje creado por Johnston McCulley en 1919, por lo que se le considera “meramente descriptiva y no suficientemente distintiva”.

La decisión establece que cuando un título es lo suficientemente conocido por el “publico interesado” para relacionarlo con un cuento famoso o el título de un libro, se puede percibir que la marca no es lo suficientemente distintiva.

“La conclusión de la no distinción en este sentido será más probable cuando se pueda demostrar que han aparecido un gran número de versiones publicadas de la historia y/o se han producido numerosas adaptaciones de televisión, teatro y cine que llegan a un público amplio" se afirma en el documento.

El Zorro, además de aparecer originalmente en la revista All-Story Weekly, libro y comics, también ha aparecido en más de 40 películas, series de televisión, series animadas, series de radio, se ajusta a esta descripción, dice la OAMI, que añade que "si bien es posible que los títulos de los libros o los nombres de los personajes de ficción para funcionar como indicadores del origen comercial, que depende de lo particular bienes y servicios que se aplican para el ".

La Oficina de Armonización concluye que la marca "Zorro" no cumple con el requisito de distintivo en relación con el material impreso, entretenimiento, actividades culturales y actividades deportivas.

Esta decisión es consecuencia de una lucha entre Zorro Productions Inc, y Robert Cabell, creador de la obra "Z, The Musical of El Zorro", que se estrenó en Alemania en 2013.

Zorro Productions Inc es una empresa está dirigida por John Gertz, que afirma tener los derechos de propiedad intelectual del Zorro, y que incluso los ha cedido a Sony Pictures, que ha estado en conversaciones con Quentin Tarantino para hacer una película sobre Django Unchained/Zorro de la cual ya existe un comic.

Robert Cabell, por su parte escribió el musical en la década de los noventa y afirma haberse inspirado en la historia escrita por McCulley en 1919 y la película estelarizada por Douglas Fairbanks en 1920.

Para poder montar su obra en otros países Cabell ha estado cuestionando tanto los derechos de autor como las marcas comerciales propiedad de Zorro Productions Inc, alegando que su obra está inspirada en obras que a su vez forman ya parte del dominio público y que la marca Zorro fue registrada de forma fraudulenta.

Resuelto el tema de la marca, lo relativo a los derechos de autor debe resolverse por los tribunales, tanto en Alemania como en Estados Unidos. En 2013, un juez alemán negó una orden de restricción a Zorro Productions Inc contra el musical de Cabell señalando dudas sobre la titularidad de los derechos de autor, y el caso sigue en proceso.

En Estados Unidos, el tema está siendo revisado por un juez de California después de que el caso fuera revivido en febrero pasado.

Más información en hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin