Jueves  27 de abril  de 2017  5:11 am

En marzo de este año, la única hija de Jacqueline, la segunda esposa del pintor español Pablo Picasso, Catherine Hutin-Blay, quien heredó varias obras del pintor a la muerte de su madre en 1986, presentó una denuncia por robo en contra del transportista y comerciante de arte Olivier Thomas, socio de Yves Bouvier. A esta denuncia por robo y fraude se unió la semana pasada como denunciante el multimillonario ruso Dimitri Rybolovlev, dueño del equipo de fútbol Mónaco.

Dimitri Rybolovlev, además de ser conocido por ser propietario del Mónaco, es conocido por haber sido sentenciado en mayo del año pasado a entregar la mitad de su fortuna, calculada en 8 mil 800 millones de dólares, a su ex esposa Helena, en lo que se considera que es el monto más alto adjudicado en un divorcio. Actualmente esta sentencia está en proceso de apelación.

Esta nueva denuncia involucra ya dos procesos del ruso Rybolovlev en contra del comerciante de arte Yves Bouvier. El primero de ellos por la denuncia por fraude presentada en febrero de este año en la que el ruso acusa al comerciante de arte de haberle cobrado altísimas comisiones en diferentes transacciones de obras de arte. Por esta denuncia Bouvier fue imputado por fraude y complicidad en lavado de dinero. Está libre después de haber pagado una fianza de 10 millones de euros.

El caso iniciado en marzo por la heredera de Picasso se refiere a un contrato realizado con Olivier Thomas para trasladar numerosas obras de arte. Catherine Hutin-Blay denuncia que varias de las obras que debían ser trasladadas le fueron robadas y afirma que dos de ellas, ambas autorretratos de su madre que datan de 1957, forman ahora parte de la colección de Dimitri Rybolovlev, pero que ella nunca se las vendió. El dueño del equipo Mónaco, radicado en ese principado, asegura que las pinturas las compró con intermediación de Bouvier quien no mencionó que se trataba de obras robadas.

Ahora bien, la relación de Olivier Thomas e Yves Bouvier es de negocios. Ambos fundaron este mismo año la empresa Luxembourg Freeport que es una bóveda a prueba de bombas en donde los multimillonarios pueden almacenar sus pinturas, esculturas, diamantes y vinos. Tras el proceso iniciado en contra de Bouvier en febrero, éste salió como director de la empresa, cargo que ocupó Olivier Thomas. Además, la empresa transportadora de obras de arte de Thomas en Francia, Art Transit, forma parte de un grupo basado en Ginebra, Suiza, presidido por el padre de Yves Bouvier.

Debido a esta denuncia, que es investigada por la oficina central de lucha contra el tráfico de bienes culturales, Office Central de Lutte Contre le Trafic de Biens Culturels, OCBC, organismo especializado de la Policía Nacional, la semana pasada se detuvo a Olivier Thomas quien tras haber sido interrogado fue puesto en libertad sin que hasta el momento se haya presentado cargo alguno en su contra.

La investigación de la OCBC es por robo, tenencia de bienes robados y fraude y de encontrar evidencia suficiente podrían proceder a presentar cargos formales en contra de Olivier Thomas.

En este año no es el primer proceso por robo de obra de Picasso en el que Catherine Hutin-Blay forma parte. En marzo de este año la juez Catalina Bonnici del juzgado penal en Grasse, departamento de los Alpes Marítimos, Francia, dictó sentencia de dos años de prisión suspendida en contra de Pierre Guennec, un electricista retirado de 75 años de edad, por el robo de 271 trabajos inéditos de Pablo Picasso, realizados entre 1900 y 1932. La hija de Jacqueline, unida al patrimonio de Pablo Picasso, denunció el robo de esta obra que le fue robada al pintor de su mansión de Notre-Dame-de-Vie en Mougins, que ahora es de su propiedad.

Más información Theartnewspaper.com y telegraph.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin