Ante el poder judicial del Reino Unido inició un proceso presentado por Max Mosley, ex director de la Federación Internacional de Automovilismo, en contra de Google para exigir que dejen de publicar las fotografías y el video de la orgía con supuesto tema nazi en que participó en 2008, fundamentando su acción no el precedente de la Corte Europea de “derecho al olvido”, sino en una sentencia previa que le adjudicó indemnización por parte del extinto tabloide Sunday de News of the World.

En 2009 Mosley ganó una demanda por difamación contra el extinto grupo NoW argumentando que si bien había participado en la “fiesta”, el tema no era nazi por lo que se trataba de una noticia falsa. El tribunal condenó al tabloide a pagarle $83 mil dólares por concepto de daños por invasión a su privacidad, más $692 mil dólares por los gastos legales en que incurrió.

Además, el tribunal estableció que no había interés público en dar a conocer esta historia por lo que no había razones suficientes para tomar de manera clandestina imágenes del evento, señalando que Mosley tenía una “expectativa razonable de privacidad”. Así se prohibió que este material fuera publicado.

Posteriormente NoW enfrentó su propio proceso por masiva invasión a la privacidad de diferentes personalidades y celebridades lo que lo llevó a su cierre.

Las imágenes, sin embargo, empezaron circular en la red lo que llevó a Max Mosley a presentar una demanda en contra de Google en Hamburgo, Alemania, argumentando que si no fuera por este motor de búsqueda sus imágenes no seguirían disponibles para ser publicadas.

Para Max Mosley la lucha que inicio en contra de Google es por principios, por el derecho de cada uno a su intimidad, preguntando quien controla los derechos de las personas en la red, si las cortes con sus decisiones judiciales o las grandes empresas como Google.

Habiendo obtenido la victoria en su proceso contra Google en Alemania, Max Mosley inició proceso en el Reino Unido exigiendo que el gigante de la red cumpla con la decisión judicial británica del 2009 que declara que no debe publicarse el material en cuestión, argumentando que Google es editor y por tanto responsable del material que presenta.

Ante la Corte su abogado, Hugh Tomlinson dijo: “Sostenemos que Google es editor porque continúan haciendo disponibles (las fotografías) en su sitio de búsqueda. El asunto es bajo qué circunstancias son editores”.

Anthony White, abogado de Google, ha solicitado que el caso sea desechado porque la información ya es de dominio público por lo que Mosley no tiene expectativa de privacidad en relación con las fotografías como lo dispone la sentencia de 2009.

De acuerdo con el abogado, después de su publicación las fotografías fueron vistas por 435,000 personas y el video por más de un millón y medio de personas. “No sabemos cómo la privacidad (de Mosley) de alguna manera fue recuperada. No hay una continua expectativa de privacidad por lo que todos son libres de publicar”.

Pero además Google sigue defendiendo la postura que ha defendido siempre en cualquier tribunal y que se trata de negar que sean editores o publicadores.

“Hay 40,000 búsquedas (en Google) por segundo y tres mil millones y medio en un día. Sugerir que hay alguna participación instruida (en la publicación) es totalmente artificial. La indexación (de búsquedas) es provista automáticamente por un escalador en la red. Es una operación algorítmica sin participación humana”.

El caso apenas ha iniciado y será interesante conocer si la corte británica adjudica a Google responsabilidad como editor si bien no por todo el contenido que publica, sí por aquel contenido que le ha sido reportado y que se ha negado a desaparecer de la red, como ya varios afectados han argumentado en diferentes tribunales.

Más información Guardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin