Rollo de película

En un intento más por evitar que nadie diga Harry Potter si no les ha pagado regalías, Warner Bros ha hecho saber a la ciudad de Odense, en Dinamarca, que el festival que celebran desde hace 15 años debe cambiar de nombre o atenerse a una posible demanda.

El festival que busca promover la lectura entre los más jóvenes inició como un evento pequeño de una librería en 2003. Desde entonces ha crecido gracias al involucramiento de varias organizaciones culturales y a la ayuda anual de unos 130 voluntarios.

La temática es Harry Potter, con niños deambulando con capas de magos y blandiendo varitas mágicas, viajando en tren como si fuera el Hogwarts Express y escribiendo artículos para el diario Daily Prophet. Es un evento al que acuden no solo fans daneses de Harry Potter, sino de otros países de Europa, incluido el Reino Unido. Incluso, en 2010 la misma J.K. Rowling, autora de la saga, se presentó en un escenario del festival.

Ahora, sin embargo, la temática debe cambiar. Así lo han hecho saber los abogados de Warner Bros., empresa que posee los derechos de las películas de Harry Potter, y que han amenazado con iniciar acción legal.

“Somos un evento sin ánimo de lucro, como lo hemos declarado antes. Pero 13,000 personas vienen a este festival”, declaró el líder del proyectoSøren Dahl Mortensen. “Ahora hemos recibido instrucción oficial de que no podemos usar el universo Harry Potter. Presumiblemente hemos crecido mucho para ellos [Warner Bros.]”

“Continuaremos, pero tenemos que llamarlo de otra manera. Quizá podamos llamarlo ‘Días mágicos’ o ‘El festival que no debe ser nombrado’. No nos queremos detener”, dijo Mortensen.

“No entendemos muy bien la postura de Time Warner porque creemos que estamos manteniendo el universo vivo. Muchos niños están esperando venir y están cosiendo sus disfraces en sus casas como preparativo”, añadió el organizador para quien el pagar regalías a Warner Bros no es una opción porque no tienen presupuesto para ello.

Pese a esta notificación de los abogados de Warner Bros., los preparativos para el festival, que tendrá lugar entre el 18 y el 20 de octubre, continúan con la esperanza de los organizadores de que el publico asista pese a los cambios de nombres que necesariamente deberán hacerse.

En el pasado, cuando Warner Bros ha amenazada con demandar a otros festivales literarios que hacen uso de sus derechos de autor, han manifestado que “aunque siempre están complacidos del entusiasmo de los fans de Harry Potter”, están “preocupados cuando las reuniones de fans se convierten en un vehículo para actividad comercial no autorizada”.

El mismo celo por proteger derechos de autor llevó en 2012 a Middle Earth Enterprises, poseedora de los derechos de la obra de J.R.R. Tolkien El Señor de los Anillos, a enviar una carta para cesar y desistirse a un pub en Southampton, Inglaterra, llamado The Hobbit, para que dejara de usar nombres relacionados con el universo creado por Tolkien. Este pub llevaba funcionando más de 20 años y vendía bebidas con nombres como Bilbo, Gandalf, Legolas y Frodo, estaba decorado con murales y posters que recuerdan a la Tierra Media y su logo imitaba la caligrafía creada por Tolkien.

Una vez que los libros llegan a la pantalla grande, deben dejar de nutrir nuestra imaginación porque pasan a ser la gallina de oro que alimenta a Hollywood.

Más información thelocal.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin