Fotografía censurada de Dragana Jurisic

La cuenta de la fotógrafa Dragana Jurisic fue eliminada 24 horas después de haber subido la imagen de uno de sus trabajos a ser expuestos en la Galería de Arte Crawford de Irlanda, por violar los términos de la red social en materia de desnudez.

Se trata de una fotografía que muestra sentada a una mujer desnuda y que la fotógrafa autocensuró colocándole una hoja de plátano sobre el pecho para cumplir con los términos de uso de la red social.

Veinticuatro horas después de haber sido subida y de haber recibido más de 500 aprobaciones, la cuenta fue cancelada sin notificación previa. Una vez que la artista se comunicó con Instagram para notificar lo que ella creía había sido el hackeo de su cuenta, la red social le respondió que la misma había sido desactivada por no cumplir los Términos de Uso. Dragana Jurisic pidió una explicación más detallada, pero no obtuvo respuesta.

La misma fotografía colocada en su cuenta de Facebook, propietaria de Instagram, fue bloqueada aun en sus comentarios, habiéndose retirado también los comentarios que sus conocidos habían hecho al respecto.

La fotógrafa pudo contactar con Teru Kuwayama, administrador de imágenes de Facebook e Instagram quien le dijo que la cuenta se había desactivado por “desnudez repetida” y le negaron regresarle el archivo con todo lo subido a la red social en siete años.

Las condiciones básicas de Instagram disponen que “no puedes publicar fotos u otro tipo de contenido que muestre imágenes violentas, de desnudos íntegros o parciales, discriminatorias, ilegales, transgresoras, ofensivas, pornográficas o con contenido sexual a través del Servicio.”

Dragana explicó a los medios que una amiga reportó la cuenta de un fotógrafo cuyas imágenes son pornográficas y muestran más que las que ella subió, pero que le respondieron que las mismas no violaban los términos y condiciones de uso.

"Esto es alucinante para mí. Todo se reduce a pezones y cabello femenino ", dijo Dragana Jurisic.

Quienes apoyan a Dragana Jurisic señalan que su imagen no mostraba más que las que suelen subir a redes sociales celebridades como Kim Kardashian.

“No quiero avergonzar a ninguna mujer por sus cuerpos ni dañar a las trabajadoras sexuales, aun inadvertidamente, pero hay algo muy dañado en los dobles estándares de Instagram”, declaró la artista respecto de las fotografías “altamente sexualizadas” que suele subir Kardashian.

El hecho ha generado mucha atención porque no es la primera vez que en redes sociales se ejerce una censura respecto del arte. Está el caso llevado a tribunales por Frédéric Durand, un profesor de 57 años, que subió una fotografía de la pintura de 1866, exhibida en el Museé D’Orsey, El origen del Mundo, de Gustave Courbet, que muestra explícitamente la zona genital de una mujer, y cuya cuenta fue deshabilitada por Facebook, habiéndose concluido que la red social había actuado de forma incorrecta.

Sobre el cierre de la cuenta de Dragana Jurisic, Sean O’Hagan, crítico de fotografía del diario británico The Guardian, comentó que la cuenta había sido “permanentemente borrada por los estalinistas de Instagram que piensan que es aceptable censurar artistas”.

Desconocemos si Dragana Jurisic iniciará acciones legales en contra de la empresa estadunidense.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin