Facahada del convento en Los Ángeles

El pasado viernes, durante la celebración de una audiencia, la hermana Catherine Rose, monja católica enfrascada en una batalla legal por la adquisición de Katy Perry de un exconvento, sufrió un ataque al corazón y falleció. Tenía 89 años.

La hermana Catherine Rose, junto con la hermana Rita Callanan, se opuso tenazmente a la adquisición del exconvento del Inmaculado Corazón de María, ubicado en Los Ángeles, California, por Katy Perry al considerar que la cantante de éxitos como I Kissed A Girl y Ur So Gay no era una persona aceptable para residir en el lugar.

El asunto se remonta a junio de 2015 cuando Katy Perry ofreció 14.5 millones de dólares por la propiedad. Las monjas, sin embargo, negaron la venta y prefirieron adjudicar la propiedad a la restauradora Dana Hollister pese a que presentó su oferta semanas después y en términos desventajosos para las religiosas.

La venta fue recurrida judicialmente ya que el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, argumentaba que era él quien tenía la capacidad jurídica para vender la propiedad y no las monjas residentes. Como parte interesada, Katy Perry ofreció en el proceso que, de serle vendida la propiedad, la conservaría como un “oasis residencial”, concediendo a las monjas dos años de estancia en el inmueble.

En marzo de 2017 la juez del caso concluyó que la venta a Dana Hollister era nula porque las monjas no habían obtenido por escrito las aprobaciones necesarias del arzobispo de Los Ángeles ni del Papa.

Dana Hollister persistió en su reclamo sobre la propiedad y en diciembre de 2017 un jurado la condenó a pagar 10 millones de dólares como daños punitivos, de los cuales dos tercios corresponden a la iglesia católica y un tercio a Katy Perry. Para el jurado, Hollister intervino maliciosamente en la adquisición del lugar por la cantante.

El pasado viernes se estaba celebrando una audiencia sobre aspectos posteriores a la sentencia, entre ellos la declaración del abogado de Dana Hollister de que su representada cuenta con un patrimonio de 4 millones de dólares por lo que no puede hacer frente a la cantidad fijada, cuando la hermana Catherine Rose colapsó y falleció.

La monja declaró horas antes de su fallecimiento a un canal de televisión de Los Ángeles y pidió a Katy Perry que “parara”. Una desafortunada declaración en un asunto en el que quienes actuaron de forma indebida fueron las monjas y no la cantante.

Más información guardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de latimes.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin