Sábado  18 de noviembre  de 2017  8:06 am
Teatro Museo Dalí en Figueras

Esta semana, el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Madrid, España, ha condenado a Pilar Abel, quien demandó el reconocimiento de paternidad póstumo del pintor Salvador Dalí, a pagar las costas judiciales del proceso, una vez que las pruebas forenses dejaron en claro que no existe tal filiación.

Pilar Abel, quien a partir del proceso se ha convertido en una figura mediática en España, nació en febrero de 1956, cuando Salvador Dalí tenía 51 años y vivía con Gala en Portlligat. Según su versión, su madre, que entonces tenía 25 años, tuvo una relación amorosa secreta con Dalí, cuando ella trabajaba como niñera en una casa de Cadaqués que el pintor frecuentó durante el verano de 1955.

Entre lo que la abuela le dijo, la madre le confirmó, sospechas y rumores, finalmente Pilar Abel, segura de ser la hija no reconocida del excéntrico pintor, presentó su demanda de reconocimiento de filiación.

Pese a la oposición de la Fundación Dalí, como parte del proceso, la juez María del Mar Crespo ordenó el pasado 20 de julio la exhumación de los restos del pintor, enterrado en la cripta del Teatro-Museo Dalí en Figueras, Gerona, para que el Instituto Nacional de Toxicología realizara las pruebas correspondientes. De esta forma, se levantó la losa de 1,5 toneladas que cubre la tumba del artista para obtener muestras de pelo, uñas, dientes y dos huesos largos, cuyo ADN fue comparado con el de Pilar Abel obtenido de su saliva. La Fundación Dalí pidió que estas muestras fueran regresadas a la tumba tras concluir los análisis.

El Instituto Nacional de Toxicología concluyó que "los resultados obtenidos permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de Pilar Abel”.

En la sentencia publicada este lunes, la juez ha condenado a Pilar Abel al pago de las costas judiciales, justificando esta decisión en la "temeridad que supuso el hecho de que, una vez tuvo conocimiento del resultado de la prueba biológica, contundente en sus conclusiones, [Pilar Abel] ni desistió del procedimiento en dicho momento ni pidió en el acto del juicio oral que compareciera el equipo que realizó la prueba si estaba en desacuerdo con sus resultados”.

Lo que para muchos implica un punto final a la situación, no lo es para Pilar Abel quien aseguró el pasado mes de septiembre que una vez obtenida la sentencia apelaría la decisión, porque, asegura, hay una manipulación para que no sea reconocida como la legítima hija del pintor.

Si bien la “falsa hija de Dalí”, como la llaman algunos diarios españoles, ha dicho que en la demanda no la movió el factor económico, sino llegar a conocer “la verdad". De haber sido reconocida hija del pintor le hubiera significado el 25 por ciento de la herencia que Dalí lego al estado, en lo que se conoce como la herencia legítima que corresponde a los descendientes.

Pilar Abel, quien dice trabajar como parapsicóloga, ha declarado que no pagará los costos judiciales por ser insolvente y desde septiembre anunció que de serle desfavorable la sentencia, apelaría ante la Audiencia Provincial de Madrid.

El plazo para presentar dicha apelación ha iniciado por lo que solo queda esperar para conocer si efectivamente presentará el recurso y sobre qué fundamento.

Más información elmundo.es

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de pixabay.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin