Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:25 am
Tacos de fútbol

El futbolista argentino, nacionalizado paraguayo, Jonathan Fabbro, está siendo investigado por supuestamente haber  abusado sexualmente de su ahijada, desde que la menor tenía cinco o seis años. Ella actualmente tiene 11 años.

La denuncia se presentó en abril de este año ante la Comisaría 52 de Buenos Aires, Argentina, por parte de un familiar de la niña quien habría encontrado mensajes de contenido sexual en el celular de la menor.

Según la denuncia, Fabbro abusó sexualmente de la menor, con la que existe un parentesco consanguíneo además de que es su ahijada, desde que ella tenía seis años y los abusos fueron descubiertos al descubrir mensajes supuestamente del futbolista, que le exigían a la menor que le enviara fotografías.

La denuncia está siendo procesada ahora en el juzgado 32, de la misma ciudad argentina, y se han venido reuniendo evidencias que sostienen la acusación en contra del jugador "elementos de convicción suficientes para sostener la probabilidad de existencia del hecho". Inclusive, en la última visita del futbolista a Paraguay, se solicitó su detención para indagación, pero la orden llegó demasiado tarde, por lo que el futbolista pudo abandonar el país. Actualmente se encuentra en México militando en el equipo Club de Fútbol Lobos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, más conocido como Lobos BUAP.

Los abusos habrían ocurrido tanto en la casa de la abuela de la joven como en la casa de la niña, en donde según testimonios Fabbro se hospedaba en sus viajes, así como en el auto del futbolista.

Entre las probanzas que se han reunido está el análisis del teléfono de la menor por la división Cibercrimen de la Policía de la ciudad, oficios remitidos a Google, testimoniales de la madre y el hermano de la menor, el testimonio de la madre de una compañera, informes de la escuela primaria a la que asiste que la describen como desatenta y distante, agresiva. El área de migraciones de Argentina aportó todas las salidas y entradas del país del futbolista que coincidirían con las presuntas estadías en casa de la abuela de la menor.

El testimonio de una psicóloga que entrevistó a la menor aseguró que la presunta víctima "pudo hablar ampliamente" y que "denunció hablando de tiempos y espacios" con sentimientos acordes al abuso sexual como "inhibición, angustia, vergüenza, timidez". Un test gráfico reflejó "soledad, aislamiento, inseguridad y baja autoestima" sobre cuestiones corporales.

La última prueba que se presentó en el caso es una entrevista por una psicóloga forense en una cámara Gesell a la presunta víctima. La entrevista se realizó el 8 de agosto en la sala especial del Cuerpo Médico Forense, que depende de la Corte Suprema de Justicia, donde la menor respondió a las preguntas sobre la acusación hacia el jugador de fútbol.

La entrevista fue presenciada por representantes legales y un perito presentado por el jugador, el representante legal de la menor y un perito designado por éste y por el juez que atiende el caso. La única interlocutora de la menor fue la psicóloga de la Corte Suprema a cargo de la pericial.

Según publica Infobae, la psicóloga del Cuerpo Médico Forense aseveró que los dichos de la menor son "verosímiles" en un muy alto grado y que la menor no fabula.

En el caso puede llegarse a solicitar a México la extradición de Fabbro a Paraguay.

La  acusación es por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo. En el caso de que el jugador sea encontrado culpable podría recibir una pena de hasta 20 años de prisión. Quince es el máximo por abuso y se adicionarían cinco años por el agravante de vínculo.

Más información Infobae.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin