Miércoles  16 de agosto  de 2017  10:02 pm
Manifestación de músicos en Turquía

Alrededor de unos 300 músicos de bodas están protestando en la sureña provincia de Diyarbakır en Turquía, para exigir que los organizadores de bodas les paguen un salario en lugar de depender de las propinas que los asistentes lanzan al escenario.

Tradicionalmente, en las fiestas de bodas turcas los músicos amenizan tocando sus instrumentos a cambio de dinero que la gente les arroja. El problema que se está presentando es la tendencia de los asistentes de arrojar billetes de moneda extranjera falsos.

“Si se arrojan billetes [al escenario], entonces los músicos pueden poner pan en la mesa. Si no, se irán a casa sin dinero. Encima de eso, ahora están arrojando dólares falsos. Los músicos se han deprimido debido a problemas financieros”, declaró a nombre del grupo de manifestantes el músico Ibrahim Dağdelen.

“Queremos hacer un anuncio a toda Turquía desde aquí. Hasta que los salones de bodas nos paguen salarios, nuestros amigos continuarán su resistencia. Nos mantendremos, no trabajaremos sin salario”, declaró Dağdelen, señalando que la costumbre de las propinas ya no es sostenible para los músicos.

Por la protesta de los músicos, unos 70 salones de bodas en la provincia no han estado ofreciendo música en vivo en los pasados tres días.

Por su parte, el líder de movimiento, Ibrahim Nuhat, declaró a la BBC que han concedido a los dueños de salones de bodas un plazo, pero advierte que si sus demandas no son cumplidas, serán todos los músicos de Diyarbakır quienes silencien sus instrumentos en señal de protesta, lo que significaría que unas 200 ceremonias se celebrarían sin el sonido de los tambores y la “zurna”, un instrumento de viento.

“Estamos usando nuestros instrumentos para rebelarnos en contra de los propietarios de salones de bodas”, dijo Nuhat.

“No estamos pidiendo grandes cantidades de dinero, pero cuando un músico viene y toca en una boda, le permite tener en su bolsillo por lo menos 50 liras turcas (US$14), así que puede comprar leche y pan para su hijo”, aclaró el músico.

El llamado se está haciendo a músicos de otras localidades para hacer fuerte a sus colegas de Diyarbakır y no aceptar contratos en salones de boda en la provincia.

“Cuando los propietarios de salones de fiesta no puedan encontrar una banda que toque aquí, ellos llamarán a otros músicos en las provincias cercanas y distritos, pero les hago un llamado desde aquí, abracen la lucha de sus amigos y respétenla. No deben venir y tocar gratis”.

Lo interesante de este tema es que, al parecer, estos músicos no están protegidos por leyes laborales ni gozan de salario mínimo y por eso su petición es directamente a los patrones y no a las autoridades para que intervengan y obliguen al pago de un salario.

Más información hurriyetdailynews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de hurriyetdailynews.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin