Miércoles  26 de julio  de 2017  12:53 am
Portada del disco de Michael Jackson Thriller

Ha iniciado el juicio entre Quincy Jones y Sony Music Entertainment y MJJ Productions ante un jurado, en el que se deberá determinar si al explotar la obra de Michael Jackson en homenajes póstumos al artista, como This Is It o dos espectáculos musicales del Cirque du Soleil y la venta de los correspondientes soundtracks, se están violando los derechos de autor del exitoso productor musical.

En la demanda se señala que en 1978 y 1985 se otorgó a Quincy Jones derechos exclusivos para editar o remasterizar las grabaciones originales o “masters” de Jackson, la obligación de obtener un consentimiento previo y por escrito de Jones para realizar una mezcla de las grabaciones originales con otras grabaciones y que se le daría crédito como productor de cada grabación original, además de una compensación adicional sobre las utilidades netas por los remixes.

Jones está buscando por lo menos 10 millones de dólares en daños y perjuicios por los contratos incumplidos, las regalías no pagadas, los honorarios que dejó de recibir por la remezcla de las canciones y la compensación por la pérdida del reconocimiento por las producciones que debió de haber recibido. También está exigiendo una revisión de las cuentas a fin de que las regalías sean pagadas adecuadamente.

También dijo que de la unión en 2009 de MJJ y Sony debería haber aumentado su participación en regalías, pero no lo hizo. Las obras en cuestión incluyen canciones de Off the Wall, Thriller y Bad y el álbum This Is It, entre otros.

A principios de año, el juez rechazó las solicitudes de juicio sumario y los alegatos de abuso de ancianos presentados por Quincy Jones.

El juicio inició con las declaraciones de apertura del representante de Quincy Jones exponiendo a al jurado una imagen de la ilustre carrera del productor, apoyándose en imágenes proyectadas en una gran pantalla gigante en el centro de la sala que bloqueaba la vista de abogados y periodistas.

Después, el abogado expuso los dos acuerdos celebrados entre Quincy Jones y Michael Jackson en 1978 y 1985. Dice que esos acuerdos especificaban que la regalía de Jones provendría de los ingresos que obtuviera por las piezas musicales y cualquier modificación en el porcentaje que recibiera el cantante se reflejaría en la participación de Jones. Según el representante de Jones este acuerdo incluía los remix de cualquiera delas obras.

Finalmente, el abogado explica que al incrementarse la demanda de la obra del artista a partir de su muerte, la sucesión de Jackson logró negociar una mayor participación en las ganancias de Sony, pero las regalías para Jones se mantuvieron en el mismo monto, cuando debieron haber aumentado proporcionalmente, por lo que alegan le adeudan al productor 30 millones de dólares.

Por su parte, la defensa de la sucesión de Michael Jackson reconoció que Jones tienen derecho a un incremento en su participación, pero no en la proporción que pretende el productor. Explicó que el contrato establece que a Jones no le corresponden parte de los derechos por cierto tipo de explotación como cuando el material es utilizado en las películas, pero Jackson le pagaba de todos modos, y la sucesión ha continuado esa práctica.

El contrato también establece que la regalía de Jones es “calculada, prorrateada y reducida”, por de acuerdo con Jackson y ahora por su sucesión, pero no existe la obligación de informarle al productor sobre el incrementó en las regalías. También que el derecho de Jones en los remixes aplica cuando ese remix sea requerido por el estudio.

Finalmente señala que de existir algún error en los pagos para Jones no son intencionales y se debe a errores comunes “cuando se realizan cálculos sobre aranceles complejos” argumentando que las afirmaciones del productor se basan en lecturas "distorsionadas" de los contratos y en teorías conspirativas.

"Tristemente, y por desgracia para nosotros, sólo tendremos la versión del Sr. Jones", dijo el abogado para cerrar la presentación de su caso, dirigiéndose al jurado "el señor Jones está pidiendo millones de dólares que no ha ganado y a los cuáles no tiene derecho, y quiere y espera que ustedes se los concedan”.

Se calcula que el juicio durara al menos tres semanas más.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq 

miabogadoenlinea.net

 

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin