Miércoles  26 de julio  de 2017  12:53 am
Logo de YouTube

El viernes de la semana pasada, un tribunal en Ekaterimburgo, Rusia, redujo la sentencia impuesta el mes de mayo al youtuber de 22 años Ruslan Sokolovsky, condenado por haber ofendido los sentimientos religiosos al haber jugado Pokémon-Go dentro de una iglesia.

El video por el que este joven fue procesado, lo filmó a partir de la noticia que se dio durante el verano de 2016 de que los jugadores de Pokémon Go podían ser procesados por la ley de blasfemia si jugaban dentro de un templo religioso.

“¿Quién puede sentirse ofendido por que camines por una iglesia con tu Smartphone? ¿Por qué *&%! te encerrarían por eso?”, preguntó en uno de sus videos y se decidió a poner a prueba la ley y a las autoridades dentro de una catedral cristiana ortodoxa.

El video muestra a Sokolovsky jugando en su teléfono enfrente de las veladoras que se suelen prender en las iglesias, mientras se escuchan las oraciones de los fieles. Su video lo ambientó con una mezcla de música ortodoxa y con el tema del popular juego. Al final, este youtuber concluye que su cacería fue exitosa porque nadie lo molestó, aunque, dijo, falló en atrapar “el Pokémon más raro que puedes encontrar aquí: Jesús. Dicen incluso que no existe, así que no estoy sorprendido”.

El youtuber, que tiene más de 300,000 seguidores en su canal de YouTube y suele hacer videos de mofa de las noticias y con comentarios en contra de la religión, fue detenido y procesado conforme con una ley que se legisló en 2013 a partir del caso del grupo de rock femenino Pussy Riot, y que sanciona insultar los sentimientos religiosos, con multa de hasta un millón de rublos y hasta tres años de prisión.

Además, se le encontró culpable de incitar el odio religioso por el contenido de videos y artículos subidos a su blog entre mayo de 2013 y septiembre de 2016 y de tener en posesión un “artículo tecnológico especial”, cuando la policía encontró una pluma con una cámara de video.

Por sus delitos fue sentenciado el pasado mes de mayo a tres años y seis meses de prisión suspendida. Sin embargo, el pasado 7 de julio, el tribunal desechó uno de los cargos en su contra, reduciendo la sentencia a dos años y seis meses de prisión suspendida.

Amnistía Internacional ha dicho que Sokolovsky es un prisionero de conciencia. Por su parte, el abogado de este joven, Aleksey Bushmakov, informó que su detención y proceso ya ha sido presentado en contra del estado ruso ante la Corte Europea de Derechos Humanos.

Más información themoscowtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin