Lunes  18 de diciembre  de 2017  8:12 pm
Poster de Viernes 13

En el juicio por los derechos de autor sobre Jason y Viernes 13, que inició el pasado mes de agosto de 2016, ambas partes presentaron una solicitud de juicio sumario para que el juez resuelva a su favor.

Manny Company y Horror, Inc., que a través de distintas cesiones es quien posee actualmente los derechos sobre la producción original de Viernes 13, afirman que Sean S. Cunningham es quien concibió la idea original de hacer una película tipo Halloween, que fue él quien contrató a Victor Miller, para desarrollar la idea, quien obtuvo el financiamiento y quien controló todas las decisiones creativas.

También destacan que Víctor Miller, quien afirma tener los derechos sobre Viernes 13 y Jason, es parte del Sindicato de Escritores de América (WGA por sus siglas en inglés), y que escribió el guion al ser contratado mediante el contrato estándar de trabajo de la organización, que a su vez esta sujeto al contrato colectivo de la organización, aspecto que los abogados de los productores consideran esencial, ya que WGA negocia en nombre de sus miembros este contrato estándar con las condiciones mínimas del empleo y los escritores no tienen a derecho a ningún tipo de negociación. Con base en ese contrato consideran que Miller fue un empleado.

“Ahora, casi 40 años después de haberse asociado a la WGA, Miller quiere desasociarse del contrato de trabajo que la ha permitido ganar miles de dólares” para reclamar derechos de autor que en su carácter de empleado que le brinda ese contrato, no tiene, destacan los abogados.

Además, aunque se le reconocieran derechos de autor, estos están limitados sólo a aquello que efectivamente él haya creado, que en todo caso es la versión de un “Jason” joven que muere debido a la negligencia de los consejeros del campamento en donde se encontraba, “no el monstruoso Jason adulto, asesino malvado que aparece en las once secuelas portando una máscara de hockey y un machete", concluyen.

El representante de Miller señala que éste no recibió ninguna prestación de parte de la producción, a las que como trabajador hubiese tenido derecho; ni la producción realizó aportaciones el fondo de pensiones o de salud de WGA a lo que hubiese estado obligado si Miller hubiese sido un empleado. Por ello los abogados del guionista consideran que la versión de que fue un empleado no se sostiene, además de que en el contrato no se hace ninguna referencia de que la obra de Miller sea una hecha bajo contrato.

Por otra parte, el abogado de Miller señala que éste desarrolló el guion de forma libre, en su casa, sujeto al horario que más le convenía, y recibió dos pagos, uno por la entrega de un borrador y el otro por la entrega del guion final. Además, destacan que Miller sólo recuperaría los derechos en relación con los trabajos posteriores a 2018 y no por los trabajos previos o derivados de esos trabajos y tampoco tendría influencia sobre los trabajos que se realicen en el extranjero.

Así, que Miller está dispuesto a que los derechos se dividan y que podamos ver una película de Viernes 13 sin Jason o una versión de Viernes 13 con Jason, pero que no pueda proyectarse en Estados Unidos.

La decisión está en manos del juez.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq/ 

miabogadoenlinea.net

 

 

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin