Jueves  27 de abril  de 2017  5:11 am
Imagen del disco This is It de Michael Jackson

Desde que Michael Jackson falleció en 2009, el Servicio de Impuestos Internos (Internal Revenue Service, IRS) ha tratado de cobrar a la sucesión del actor impuestos por la transferencia de los bienes del cantautor, especialmente los derechos publicitarios, que el IRS tasa en 160 millones de dólares.

Según los administradores de la herencia, cuando el artista murió, su nombre no valía más de 2,500 dólares por los daños sufridos en su imagen por las acusaciones de pederastia, rumores de abuso de drogas y que en ese momento el cantante ya llevaba tiempo sin hacer una gira o grabar nuevo material.

Pero según un auditor independiente, Weston Anson, contratado por el IRS, la agencia federal del Gobierno de los Estados Unidos encargada de la recaudación de impuestos, el valor del artista al momento de su muerte era muy superior.

Pero ahora los representantes de la sucesión de Michael Jackson están acusando a ese experto de haber cometido perjurio cuando rindió su testimonio experto ante el tribunal, solicitando que el mismo sea excluido porque, según ellos, el perjurio ha contaminado "su credibilidad, fiabilidad, neutralidad y objetividad". El IRS se basa en el testimonio de Anson para tasar el calor de la imagen y el nombre del cantante en 161 millones.

Cuando fue interrogado por los representantes de la sucesión de Michael Jackson, Anson negó haber trabajado antes con el IRS y haber realizado una evaluación del valor de la imagen y nombre de la fallecida cantante Whitney Houston, pero la sucesión ha demostrado a la Corte que Anson y su empresa CONSOR Intellectual Asset Management elaboraron un documento en 2015 para el IRS, en donde se taso el valor de la cantante para efecto de impuestos por la sucesión.

Además, se han exhibido documentos que demuestran que CONSOR trabajó previamente con el IRS y que, al menos, lo vienen haciendo con regularidad desde 2014, habiendo ganado por lo menos 2.5 millones de dólares.

Según la sucesión, las mentiras revelan que “ … la verdadera intención del señor Anson al falsear bajo juramento era disfrazar su sesgo a favor del IRS y ocultar el hecho de que había recibido múltiples contratos por parte de la agencia por importantes sumas de dinero”, al solicitar que se deseche su testimonio.

El IRS por su parte, intenta salvar el testimonio del experto en valoración de bienes intangibles, argumentando que indebidamente se le hicieron preguntas relacionadas con la situación de otro contribuyente y que las respuestas de Anson contenían información "confidencial", por lo que piden que esas partes sean retiradas del testimonio.

La sucesión de Jackson por su parte argumenta que esa solicitud es prematura, además de que el caso de Houston es un expediente público, señalando al juez que "sería perjudicada si se les concedió su solicitud al IRS y la corte estaría indebidamente limitada en su búsqueda de los hechos al no considerar que Anson mintió repetidamente en una corte abierta en respuesta a las preguntas que buscaban definir si no existía prejuicio".

La decisión del juez, si favorece a la sucesión de Jackson, acabaría con el caso del IRS, pero, por el contrario, si coincide con la agencia, afectará la forma en que los derechos publicitarios se valoran cuando una estrella fallece.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin