Domingo  24 de septiembre  de 2017  8:30 am
Edificio 5Pointz

El pasado 31 de marzo, un juez federal en Brooklyn, Nueva York, concedió a varios artistas del grafiti la posibilidad de que su caso sea presentado ante un jurado. Se trata de una demanda presentada en contra del propietario del edificio en que sistemáticamente pintaban, por la destrucción de las obras.

El edificio en cuestión era conocido como 5Pointz, visible desde el paso del tren No. 7, y propiedad de Jerry Wolkoff quien nunca negó su autorización para que diversos “grafiteros” o artistas del aerosol como se denominan en la demanda, pintaran la fachada del edificio.

Una noche de 2013 Jerry Wolkoff, sin embargo, ordenó que se cubriera la fachada con pintura blanca y cuatro meses después de ello el edificio fue derrumbado.

Veintitrés artistas del aerosol, organizados por el artista  Jonathan Cohen, presentaron la demanda por la destrucción de la obra y porque se les negó la oportunidad de poder preservar la misma.

Meres1, el nombre artístico de Jonathan Cohen, ha declarado que esperaba haber podido fotografiar las paredes del edificio y que muchas de las obras hubieran podido ser removidas para “llenar un museo en algún lugar”.

Así, el abogado Eric Baum, del despacho que representa a los artistas, Eisenberg & Baum, señala que el propietario del edificio no dio aviso legal 90 días antes de la demolición de la propiedad, lo que hubiera dado oportunidad a los artistas de proteger y preservar sus obras.

Por su parte, Jerry Wolkoff opina que los artistas siempre supieron que sus trabajos eran de corta duración porque ellos mismos pintaban encima de pinturas previas.

“Ellos le llaman bombing y el siguiente artista va encima del trabajo de alguien más”, explicó Jerry Wolkoff en una entrevista. “Ellos pintaban sobre su propio trabajo continuamente y así durante años. Esa es la idea del grafiti. Había decenas de miles de pinturas ahí, a lo largo de los años, y duraban por tres, seis o nueve meses”.

El abogado Baum rebate que el arte, creado por artistas reconocidos que obtuvieron permiso del propietario para pintar en el edificio, están protegidos por la Ley de Derechos de Artistas Visuales de 1990, que ha sido utilizada para proteger a los artistas establecidos que han creado obras públicas de “reconocido valor” y que pintan en propiedades de terceras personas.

“Haremos que el jurado conozca que esto no era grafiti ni vandalismo, sino trabajo realizado con permiso del propietario por artistas de reconocido valor, protegidos por la ley”, declaró el abogado Baum.

Se pretende que este caso sirva de precedente para que otros artistas del aerosol tengan protección legal de sus obras y que puedan obtener ciertas concesiones antes de que sean destruidas, de tal forma que la decisión del juez federal al permitir que el caso siga su curso es “una decisión importante no solo para nuestros clientes sino para cualquiera si son artistas del aerosol”, declaró el abogado Baum.

Por lo pronto, en el predio en que se ubicaba el edificio se está construyendo otro edificio y una plaza comercial, cuyo perímetro estará rodeado con concreto, es decir, paredes que pueden ser pintadas, pero solo por los artistas a los que Jerry Wolkoff invite.

“Los que me demandaron no serán invitados”, aclaró  Jerry Wolkoff.

Más información nytimes.com

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de tooflynyc.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin