Jueves  27 de abril  de 2017  4:56 am
Portada del libro El Demonologo

Las cintas de El Conjuro, El conjuro 2 y Annabelle se han convertido en una exitosa y taquillera franquicia de cine. Pero exactamente por eso ha estado envuelta en conflictos legales desde 2014, para definir a quién le pertenecen los derechos para la adaptación al cine de las historias paranormales de Ed y Lorraine Warren.

En 2014, el primero en aparecer fue Tony De Rosa-Grund, quién afirmaba haber celebrado un convenio con los Warren que les da derecho para contar la historia de sus vidas, incluyendo los casos paranormales que atendieron.

Por el otro lado, ahora ha saltado a la palestra el autor del libro “El Demonólogo”, un libro que cuenta las historias paranormales de los Warren. Gerald Brittle afirma en su demanda que las películas de Warner Bros, New Line Productions y el director James Wan, entre otros, están violando sus derechos de autor.

El autor afirma que las películas violan sus derechos exclusivos para crear trabajos derivados basados en los casos, conforme a un acuerdo de 1978 en el que la pareja pacto una cláusula de “no competencia” que, según la demanda, continúa vigente.

Conforme a esa cláusula los Warren no pueden hacer o contratar cualquier trabajo basado en el "mismo tema" que “El Demonólogo”, específicamente sus "vidas y experiencias como investigadores paranormales".

"Cuando Lorena Warren concedió a los acusados el derecho a utilizar los archivos de casos de los Warren, en los que (Warner y sus codemandados) repetidamente han señalado que se basan las películas, ella estaba impedida para hacerlo porque hace años otorgó contractualmente ese derecho exclusivo a usar los mismo casos, archivos y materiales relacionados al Sr. Brittle,".

Según la demanda, Brittle envió una carta de cese y desistimiento que fue ignorada por Warner, afirmando que no se basaba en el libro, sino en eventos históricos.

Pero Brittle dice que el problema es que la historia de la Granja Perron, en la que se basa El Conjuro, no es una historia real. Según la demanda, “… este es un patrón de engaño que los Warren han perpetrado durante años…”

Brittle dice que cuando escribió “El Demonólogo” pensaba que las historias contadas por los Warren eran ciertas. Ahora cree que fue engañado, y las supuestas películas basadas en hechos reales, son en el mejor de los casos, obras derivadas no autorizadas".

"En la medida en que las películas de los acusados no se basan en 'hechos históricos' no están protegidas por la excepción de la doctrina de 'uso justo' al derecho de autor. Por lo tanto, el autor de “El Demonólogo” cuenta con una amplia protección de derechos de autor,  que disminuye el umbral para un hallazgo de semejanza substancial”.

En la demanda se destaca que en este tipo de casos la prueba de acceso a la obra previa suele ser un aspecto difícil, pero en este caso no existe ese problema porque el director de la película  El Conjuro elogió el libro de “El Demonólogo” en un tuit publicado en 2011, antes de que el guion fuera escrito. Escribió: “He visto/leído un montón de historias de miedo. Pero f —, EL DEMONÓLOGO, una historia verdadera sobre la vida de Ed y Lorreine Warren, es el libro más espantoso que he leído”.

Brittle está demandando por 900 millones de dólares en daños.

Y mientras ya vienen el estreno de Annabelle 2

Más información THR.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin