Fachada del Convento

Tras una disputa de casi dos años, este mes, una juez del Tribunal Superior de Los Ángeles concluyó que la venta del convento del Inmaculado Corazón de María a una restauradora fue ilegal, por lo que ahora la venta a la cantante POP Katy Perry, es procedente.

En junio de 2015, Katy Perry ofreció 14.5 millones de dólares por la propiedad, pero las monjas residentes del convento negaron la venta y prefirieron adjudicar la propiedad a la restauradora Dana Hollister pese a que presentó su oferta semanas después.

Ese mismo mes, la venta fue recurrida judicialmente ya que el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, argumentaba que era él quien tenía la capacidad jurídica para vender la propiedad y no las monjas residentes, a saber, la hermana Catherine Rose, de 88 años de edad, y la hermana Rita Callanan, de 79 años.

En septiembre de 2015, como parte interesada, Katy Perry ofreció en el proceso que, de serle vendida la propiedad, la conservaría como un “oasis residencial”, concediendo a las monjas dos años de estancia en el inmueble.

Argumentó, asimismo, que Dana Hollister, quien durante más de una década se ha dedicado a la compraventa de bienes raíces en la zona de Silver Lake, estaba manipulando a las hermanas.

El 14 de marzo pasado, la juez Stephanie Bowick sentenció que las monjas no habían obtenido por escrito las aprobaciones necesarias del arzobispo de Los Ángeles ni del Papa, para la venta del convento y que, por tanto, la venta a Dana Hollister es nula.

“No se obtuvo consentimiento antes del cierre de la venta”, concluyó la juez Bowick. “Los errores anteriores invalidan la transacción con Hollister”.

Así, en la sentencia de 34 páginas, la juez escribe que “el Tribunal encuentra que las hermanas no tenían el poder para vender la propiedad a Hollister”.

“Aun asumiendo que las hermanas tenían el poder para disponer de la propiedad, el cual no tenían, de cualquier forma no consumaron válidamente la transacción. Los documentos del acuerdo no estuvieron documentados apropiadamente”, sentenció la juez.

A partir del veredicto, el arzobispado de Los Ángeles emitió un comunicado en el que señalan que su principal preocupación es y ha sido el bienestar de las monjas.

“La arquidiócesis se vio forzada a presentar acción legal en 2015 a nombre de las hermanas, cuando la desarrolladora Dana Hollister tomó posesión de su propiedad sin la debida autorización, por solo US$44,000 y un pagaré sin ninguna garantía de que las hermanas alguna vez recibieran algún pago adicional”, se lee en el mencionado comunicado.

Al tratarse de propiedad de la iglesia católica, la venta del inmueble debe recibir la aprobación del papa Francisco.

Ahora Katy Perry podrá volver a hacer un ofrecimiento por la propiedad y, con mejor suerte, esta vez la pueda comprar.

Más información domain.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen Latimes.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin