Domingo  17 de diciembre  de 2017  2:25 am
Summer Zevros

Durante todo este tiempo traté de evitar escribir notas sobre Donald Trump, sin embargo, tratar de cerrar los ojos a lo inevitable se hace ya imposible. Y ni modo, esta noticia debe ser publicada en miabogadoenlinea.net por el interés que tiene desde el punto de vista jurídico. Se trata de la demanda que la ex participante del programa de televisión El Aprendiz presentó contra el presidente electo de los Estados Unidos a tres días de su toma de posesión.

La noticia de la demanda fue dada a conocer por Summer Zervos, quien acompañada de su abogada Gloria Allred, famosa por defender casos emblemáticos de mujeres, declaró en conferencia de prensa sostenida en la ciudad de Los Ángeles que se presentó una demanda en contra del polémico millonario por difamación y por haberle inflingido angustia emocional.

Los antecedentes de esta demanda los encontramos en la quinta temporada del programa de televisión que infló aun más el ego del presidente electo Trump, El Aprendiz, cuando Summer Zervos participó como concursante.

{‬loadposition aaa‭}

Ella dice que en diciembre de 2007 fue invitada a la oficina de Trump a una cena que supuso sería de tipo profesional. Sin embargo, ha declarado, Donald Trump la beso a la fuerza, la toco indecentemente y presionó sus genitales en contra de ella, actos todos ellos que configuran una agresión sexual.

Previo a las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, Summer Zervos hizo pública esta historia a la que el entonces candidato republicano respondió calificándola de "farsante", "una mentira descarada" y "100% mentiras".

"Quiero que el señor Trump sepa que sigo dispuesta a retirar mi caso en su contra inmediatamente sin una compensación económica si él simplemente se retracta de sus falsos y difamatorios testimonios sobre mi y reconoce que dije la verdad sobre él", dijo a los reporteros Summer Zervos durante la conferencia de prensa de esta semana.

Lo interesante de la demanda, que se trata de una civil y no de una denuncia penal, no es tanto la misma como lo que pude suceder una vez que Trump asuma la presidencia de su país.

Si bien la demanda por difamación contiene todos los elementos necesarios para proceder, es decir, declaraciones públicas de él negando la declaración de ella, el hecho de que la declaración de ella, de ser probada verídica, hizo daño a su reputación y que ese daño se tradujo en pérdidas económicas, el quid del asunto es probar que la agresión sexual existió.

Se trata entonces de un caso de la palabra de ella contra la de él. En contra de ella está el hecho de que no reportó el incidente a la policía ni tiene evidencia de video o audio del mismo, pero en contra de él está la grabación de su conversación con Billy Bush, presentador de programas de TV, en la que Trump dijo: "Tú sabes me siento automáticamente atraído a mujeres hermosas. Simplemente empiezo a besarlas. Es como un imán. Solo beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella, ellas te dejan hacerlo...agarrarlas del coño. Puedes hacer cualquier cosa".

La abogada Allred puede haber preparado el caso para que en caso de este tipo de confrontación, el juez o un jurado, según sea el caso, crean la versión de su representada frente a las dclaraciones de Donald Trump, quien ha quedado en evidencia por las múltiples mentiras que ha dicho.

Pero, ¿habiendo tomado posesión del cargo de presidente de los Estados Unidos, la demanda procede? Sí, ya que conforme a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de ese país de 1997, los presidente no tienen inmunidad frente a demandas civiles. Esta sentencia se emitió precisamente cuando Paula Jones demandó al entonces presidente Bill Clinton de una agresión sexual ocurrida cuando él era gobernador de Arkansas. La Corte, sin embargo, permite en su fallo que los procesos sean diferidos si el tribunal considera que es una presión extra a las labores presidenciales.

Así que si los abogados de Trump no logran que se deseche la demanda, probablemente podrán diferirla por lo menos cuatro años o el tiempo que dure el mandato del presidente Trump.

El futuro de esta demanda es, por tanto, incierto, pero ha logrado dañar un poco más la reputación de este hombre que pese a haber ganado las elecciones tomará posesión del cargo de presidente con mucha oposición y una muy baja popularidad según las encuestas, esas mismas encuestas que hasta noviembre lo daban como perdedor de la elección.

Más información lawnewz.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de thedailybeast.com

Otras Noticias

Suscripción al Boletin