Martes  21 de noviembre  de 2017  7:19 pm

Después de que se publicara un informe en Gran Bretaña sobre la existencia de varios tribunales que aplican la Sharia en territorio inglés, se ha desatado un debate entre quienes apoyan estos tribunales y quines están en contra.

 

Según el reporte mencionado los tribunales o cortes de la Sharia han proliferado en suelo inglés, aplicando a la resolución de conflictos las leyes musulmanas que en muchos sentidos son contrarias a los principios occidentales de derecho, como la equidad de género, por ejemplo.

 

Estas cortes en lugar de propiciar la integración de los musulmanes con los ingleses, provoca mayor división ya que se discrimina a los no musulmanes en sus decisiones. Los estudiosos de la Sharia dicen que la ley no ve por la religión y que han fallado casos a favor de no musulmanes que se enfrentaban a musulmanes. Agregan que es debido a que estas cortes son menos formales y de procesos más sencillos que la gente las utiliza y que el índice de no musulmanes que buscan el arbitraje ha crecido por esa razón.

 

Sin embargo los detractores especifican que no es posible que se aplique en un solo país dos tipos de principios, menos en materia de matrimonio y familia, donde las leyes musulmanes tienden a discriminar a las mujeres.

 

Por ejemplo, si un hombre busca el divorcio bajo la Sharia solo debe manifestar su decisión a su esposa, pero si es la mujer quien busca la disolución del vínculo conyugal debe presentar un caso sólido de abuso por parte del marido en donde su sola palabra no basta sino que requiere de testigos que confirmen sus declaraciones.

 

Agregan que no es posible que se apliquen normas en donde el esposo puede violar a su esposa, donde la mujer no tiene acceso a tratamientos de fertilidad o a salir de su casa sin vigilancia y permiso del hombre o leyes según las cuales las mujeres no son libres de escoger a su pareja o de casarse con una persona que no sea musulmana. Esto es contrario a los fundamentos de las leyes inglesas.

 

Las cortes de la Sharia funcionan al amparo del Tribunal de Arbitraje Musulmán, que a su vez está aprobado por la Ley de Arbitraje de Gran Bretaña por lo que están facultados para arbitrar los asuntos que los particulares les presenten no nada más en materia civil sino también mercantil. No se trata de mediaciones ya que en éstas últimas solo se busca que las partes lleguen a un acuerdo mientras que en un arbitraje las partes se comprometen a cumplir con la decisión del tribunal. Autoridades inglesas han manifestado que en tanto las decisiones no violen o vulneren las leyes inglesas, no deben considerarse ilegales.

 

Pero si se toma en cuenta de que la filosofía del derecho es diferente y de que parten de principios diferentes para aplicar las leyes, entonces se puede decir que están muy cerca de la ilegalidad. Al menos así lo exponen los detractores de la existencia de estas cortes.

 

Gran Bretaña es un país que ha recibido mucha migración musulmana y se empieza a revelar que en lugar de que los musulmanes se adapten a las leyes y normas inglesas están llevando consigo no solo sus tradiciones sino también sus instituciones.

 

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin