Miércoles  24 de diciembre  de 2014  6:24 pm

 

La industria cinematográfica inició una serie de acciones para demandar a usuarios de Bit Torrent que han descargado ilegalmente copias de distintas películas, proporcionando para ello a las autoridades judiciales direcciones IP (Protocolo de Internet) con la que se identifica a los equipos desde los cuales se realizarón las descargas, para que se requiera  a los Proveedores de Servicios de Internet proporcionen el nombre del usuario de esa IP.

 

El Juez de Distrito de Illinois, Harold A. Baker, ha dictado una decisión que puede ser un precedente en estos casos. “Una IP no necesariamente identifica a una persona. El infractor puede ser el titular de la IP, alguien en casa del supuesto infractor, un visitante, un vecino, o alguien estacionado en la calle.”

 

En el caso que generó este criterio, VPR Internationale, una empresa canadiense de entretenimiento para adultos, demandó a 1,017 usuarios de la red, señalando que “La identidad de los demandados es desconocida para el actor. En cambio, cada acusado está asociado a una dirección de Protocolo de Internet (IP) Los Proveedores de Servicios de Internet (ISP) conocen la identidad y datos de contacto asociados a cada dirección IP.  El actor tiene el derecho de conocer esta información de los ISP a través de requerimientos legales.”

 

En respuesta el juez señala que VPR ignora el hecho de que los usuarios de una IP no necesariamente han violado derechos de autor. “Considerar que una dirección IP identifica en lo individual a una persona y su dirección, está lejos de la realidad” indicó, concluyendo que "El visto bueno de este tribunal no será utilizado para avanzar en una expedición de pesca por medio de una perversión de los principios de finalidad e intención de las acciones colectivas".

 

Además de lo señalado en este criterio, también debe considerarse que una persona puede hacer uso de distintas IP si su ISP decide asignar una dirección IP dinámica en el que generalmente el proveedor posee una lista de direcciones IP dinámicas y las va asignando a los clientes conforme éstas van estando libres, aunque se puede identificar quién ha estado en posesión de la dirección IP, cuánto tiempo la ha tenido y a quién se la ha asignado después.

 

Si este criterio es seguido por otros jueces, se habrá cerrado otra puerta para la industria  de la cinematografía y la música contra las descargas ilegales.

 

Más información en Torrent Freak

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Otras Noticias

Suscripción al Boletin