Según el sapo es la pedrada dice el refrán y en Suiza parecen aplicarlo al pie de la letra puesto que multaron a un conductor a pagar la nada despreciable cantidad de $290,000 dólares.

Los hechos ocurrieron en el cantón suizo de St. Gallen cuando un sujeto condujo su Ferrari Testarrossa, por supuesto que color rojo, a más de 137 Km. por hora, ignorando “las normas elementales del tránsito con un poderoso vehículo por el simple gusto de la velocidad”, según se citan documentos de la corte que revisó el caso.

Para imponer una sanción significativa se tomó en cuenta el patrimonio del acusado que asciende a $22 millones de dólares que incluyen la propiedad de una villa y otros cuatro vehículos de lujo.

Esta multa es la más alta que se ha impuesto en Suiza, después de que en el 2008 se sancionara en Zurich a una persona que manejaba igualmente a exceso de velocidad a pagar una multa de $109,000 dólares. En ese caso el vehículo era un Porshe y el infractor no era reincidente.

Probablemente el monto de la multa disuada al conductor de ir a exceso de velocidad, aunque con $22 millones de dólares en su haber, la tentación de volver a pisar el acelerador del Ferrari pueda ser más poderosa. Un pequeño lujo que lo pude pagar.

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Otras Noticias

Suscripción al Boletin