Jueves  30 de octubre  de 2014  7:24 am

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define al salario como la paga o remuneración regular, en especial, cantidad de dinero con que se retribuye a los trabajadores por cuenta ajena.

 

El salario, también llamado sueldo, es el pago que recibe de forma periódica un trabajador de mano de su empleador a cambio de cierta actividad productiva, siendo éstas las obligaciones principales de su relación contractual.

 

La Ley Federal del Trabajo en su artículo 82 define al  salario como la retribución que debe pagar el patrón al trabajador por su trabajo.

 

De acuerdo con lo expresado en el artículo 123 Constitucional y el Capítulo V de la Ley Federal del Trabajo, el salario debe cumplir con las siguientes características y medidas protectoras.

 

  • Debe pagarse en moneda del curso legal, no siendo válido el pago hecho en vales, mercancías, fichas o cualquier otro signo representativo que pretenda sustituir la moneda. Con consentimiento previo del trabajador, el pago podrá efectuarse por medio de depósito en cuenta bancaria, tarjeta de débito, transferencias o cualquier otro medio electrónico. Los gastos o costos que originen estos medios alternativos de pago serán cubiertos por el patrón.
  • El trabajador podrá disponer que los recursos que se depositen en la cuenta aperturada por el patrón sean transferidos  a la cuenta de su preferencia, en lo que se conoce como portabilidad de las cuentas de nómina.
  • El salario nunca debe ser menor al fijado como mínimo de acuerdo con la ley. A trabajo igual en puesto, jornada y condiciones de eficiencia, corresponde un salario igual.
  • Los plazos para el pago del salario no podrán exceder de una semana para los trabajadores que desempeñan un trabajo material y de quince días para los demás trabajadores.

 

El salario integrado, de acuerdo con el artículo 84 de la LFT está conformado por pagos hechos por cuota diaria, gratificaciones, percepciones, habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquier otra cantidad o prestación que se entregue, como puede ser el fondo de ahorro, en la porción aportada por el patrón; ayuda para transporte; premios por productividad; aguinaldo; ayuda para la compra de artículos de consumo, pago de energía eléctrica y gas doméstico, entre otros.

 

Los descuentos en los salarios de los trabajadores, están prohibidos salvo que se trate, entre otros, de:

 

  • Pago de deudas contraídas con el patrón por anticipo de salarios, pagos hechos con exceso al trabajador, errores, pérdidas, averías o adquisición de artículos producidos por la empresa o establecimiento. La cantidad exigible no podrá ser mayor del importe de los salarios de un mes y el descuento no pueda ser mayor del treinta por ciento del excedente del salario mínimo. Las deudas contraídas por los trabajadores con sus patrones en ningún caso devengarán intereses. Está prohibida la imposición de multas a los trabajadores, cualquiera que sea su causa o concepto.
  • Pago de abonos para cubrir préstamos provenientes del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.
  • Pago de pensiones alimenticias en favor de acreedores alimentarios, decretado por la autoridad competente. En caso de que el trabajador deje de prestar sus servicios en el centro de trabajo, el patrón deberá informar a la autoridad jurisdiccional competente y los acreedores alimentarios tal circunstancia, dentro de los cinco días hábiles siguientes a la fecha de la terminación de la relación laboral;
  • Pago de las cuotas sindicales ordinarias previstas en los estatutos de los sindicatos.
  • Pago de abonos para cubrir créditos garantizados por el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores. Estos descuentos deberán haber sido aceptados libremente por el trabajador y no podrán exceder del veinte por ciento del salario.

 

Finalmente el derecho a percibir el salario es irrenunciable, así como el derecho a percibir los salarios devengados, y no puede ser embargado salvo que se trate de pensión alimenticia.

 

 

FORMAS DE SALARIO

 

Existen distintas maneras en las que se contrata y por las cuales de debe pagar un salario:

 

Por unidad de tiempo: La retribución se paga en función del número de horas en las que el trabajador esté a disposición del patrón para prestar su labor. No se podrá exceder de la jornada máxima legal y se respetarán los derechos laborales y de seguridad social que correspondan. El ingreso que perciban los trabajadores por esta modalidad, en ningún caso será inferior al que corresponda a una jornada diaria.

 

Por unidad de obra: La retribución se paga en función de los resultados del trabajo que preste el trabajador (salario a destajo) En su caso, se hará constar la cantidad y calidad del material, el estado de la herramienta y útiles que el patrón, en su caso, proporcione para ejecutar la obra, y el tiempo por el que los pondrá a disposición del trabajador, sin que pueda exigir cantidad alguna por concepto del desgaste natural que sufra la herramienta como consecuencia del trabajo.

 

Sueldo a comisión: La retribución se paga en función de los productos o servicios de la empresa vendidos o colocados por el trabajador.

 

Salario a precio alzado: Se combinan los salarios por unidad de tiempo y por unidad de obra y la retribución se paga en función de la obra que el patrón se proponga ejecutar.

 

En caso del trabajo en bares, restaurantes hoteles y establecimientos análogos, las propinas forman parte del salario de los trabajadores. De esta manera, se debe determinar en calidad de propina un porcentaje de los consumos. De no hacerlo así, las partes fijarán el aumento que deba hacerse al salario base para el pago de cualquier indemnización o prestación que corresponda a los trabajadores, tomando en consideración la importancia del establecimiento donde se presten los servicios. Las propinas corresponden en su totalidad a los trabajadores.

 

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Otras Noticias

Suscripción al Boletin