Martes  21 de noviembre  de 2017  7:03 pm

El caso del exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, nos permite aproximarnos al nuevo sistema penal acusatorio e ir entendiendo cómo funciona, especialmente en conceptos como la libertad bajo caución o fianza y prisión preventiva.

En el sistema anterior, la libertad provisional bajo caución o fianza se otorgaba a quienes estaban privados de su libertad (prisión preventiva) a disposición del Agente del Ministerio Público o de un Juez, para que, mediante una garantía, pudiera seguir su proceso libre, siempre y cuando estuviese detenido por la comisión de un delito no grave. La prisión preventiva era la regla, la gran mayoría de las personas iba a la cárcel, sin haberse resuelto si eran inocentes o culpables.

En el nuevo sistema penal yano existe la libertad bajo caución en esos términos, sino que el juez puede establecer diversas medidas cautelares, catorce para ser exactos, en términos del Código Nacional de Procedimientos Penales, “para garantizar el resultado de un proceso y asegurar el cumplimiento de la sentencia…”. Habrá que agregar que también es para proteger a la víctima y, sobre todo, que la persona estará presente durante todo el procedimiento.

Esas medidas cautelares pueden ser, por ejemplo, presentarse periódicamente ante el juez u otra autoridad; ofrecer una garantía económica; no abandonar el país, la localidad o un determinado lugar; la colocación de localizadores electrónicos; el resguardo en su propio domicilio, entre otras.

De todas las medidas cautelares, la prisión preventiva es una excepción, es la última opción, y debe de justificarse que ninguna de las otras medidas asegura el cumplimiento de los fines que se persiguen, que son evitar que el imputado se fugue, proteger a la víctima o evitar que se obstaculice el procedimiento.

En el nuevo sistema penal la prisión preventiva no puede superar los dos años, salvo que su prolongación se deba al ejercicio del derecho de defensa. Si cumplido este término no se ha pronunciado sentencia, el imputado será puesto en libertad de inmediato mientras se sigue el proceso, pero se podrán imponer otras medidas cautelares.

Qué medida cautelar solicitará el Ministerio Público depende del análisis de riesgo que realice la Unidad de Medidas Cautelares.

Al ser la prisión preventiva una excepción, sólo se decreta de oficio en delitos específicos como son delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos contra el libre desarrollo de la personalidad y de la salud, entre otros.

En el caso de Flavino Ríos, el análisis debe haber concluido que el riesgo era alto para haber solicitado la prisión preventiva y, tal vez, sus abogados no estaban preparados para este panorama y no presentaron argumentos válidos suficientes para que se estableciera otro tipo de medida cautelar.

La decisión que estableció la medida cautelar puede ser apelada, pero dependerá de que los argumentos que presentó la defensa no hayan sido valorados adecuadamente. Sin embargo, se han presentado casos en los que se ha decretado que se regrese a la etapa de vinculación a proceso y medidas cautelares, toda vez que el imputado no ha contado con una defensa adecuada.

Asimismo, se puede solicitar la revisión de la medida cautelar, para determinar si existe la posibilidad de imponer una medida distinta, porque insistimos, la prisión preventiva es una excepción y el nuevo sistema penal busca evitar el abuso de esta figura.

Así que aún no es definitivo que Flavino Ríos seguirá su proceso en la cárcel.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin