En agosto del año pasado Warner Bros. lanzó la película llamada War Dogs, que fue presentada como la historia real de unos jóvenes traficantes de armas. Efraim Diveroli, un ex traficante de armas en el que se supone se basa la historia, dice que la historia no es real, por lo que demandó a la compañía por publicidad engañosa y competencia desleal, entre otras acusaciones.