Miércoles  16 de agosto  de 2017  11:50 pm
Taza de café y periódico

“¿Cómo prevenir otra masacre como la de Orlando?” Este es el título de un artículo publicado en The New York Times. Confieso que no leí la nota porque mi primer pensamiento fue hacia otras masacres, hacia otras reacciones violentas que se han vivido no solo en Estados Unidos sino en muchos países del mundo, México incluido, y recordar que siempre, tras todas ellas, surge la pregunta de y ahora ¿cómo evitamos que vuelva a suceder? Esa será la pregunta que volveremos a hacer tras la siguiente masacre que conmueva al mundo, en Londres, Berlín, Miami, San Francisco, en alguna ciudad “bonita” de “primer mundo”, porque esas son las que mueven a los corazones. Bagdad, Nairobi, Mogadiscio, Cuernavaca, Tamaulipas, Tegucigalpa, Maracaibo, esas no importan mucho porque en el “tercer mundo” se matan todo el tiempo.

Entonces, ¿nada? ¿Nos sentamos solo a esperar la siguiente masacre? Creo que, si no somos capaces de cambiar cada uno en lo personal y dejarnos de lenguaje y actitudes violentas, sí, podemos sentarnos a esperar la que viene, cruzando los dedos para no estar por ahí cuando ocurra.

Nuevas leyes para el control de armas nada van a poder si seguimos alimentando nuestras mentes y las mentes de nuestros niños y jóvenes con violencia. Y lo malo es que de eso nos alimentamos todos los días con la música que escuchamos que agrede a los demás por ser “diferentes”, con los programas de televisión que enfrentan a personas para generar audiencias, con las columnas de opinión de los diarios e incluso con nuestras campañas personales para “concientizar” a los demás de tal o cual problema y su solución. En resumen, con esta tendencia de querer imponer nuestro punto de vista y estilo de vida porque creemos que porque es nuestro es “el bueno”, es La Verdad.

Mientras sigamos haciendo la vista gorda hacia nosotros y sigamos alzando el dedo contra los demás y fincando en ellos toda la responsabilidad, las cosas van a seguir exactamente igual sino es que peor. Porque los cambios no empiezan desde afuera y porque querer cambiar a los demás es una tarea imposible de realizar.

Pero no estamos dispuestos a vernos sin pudor y sin tapujos, porque asusta darnos cuenta de que hemos contribuido con el clima violento que se vive en nuestras casas, en nuestros barrios, ciudades y países. Que somos responsables del clima de intolerancia, discriminación y violencia que se vive en el mundo.

No es fácil reconocer que al querer defender a “La Familia”, estamos contribuyendo para que alguien con poca cordura tome un arma y arremeta contra homosexuales; que al querer cambiar de gobiernos nos estamos llenando de enojo y de encono hacia los que votan por el contrario y contribuyendo para que alguien decida que eso se resuelve mejor a golpes. La violencia ha llegado incluso hasta las decisiones de estilos de vida, con carnívoros arremetiendo contra vegetarianos y vegetarianos respondiendo también con mucha violencia hacia los carnívoros.

Mi solución no pasa por complejos estudios de antropología social ni económicos, políticos o jurídicos. Y aunque suena simplista decir que debemos dejar paso a la paz en nuestras mentes para que la paz empiece a impregnar al mundo, creo que tal vez es la tarea más difícil a la que nos enfrentemos en nuestras vidas.

Y honestamente creo que la única respuesta a todos los problemas del mundo, la pobreza, la inseguridad, la violencia, es dejar de alimentarnos de violencia, de enemistad hacia los otros y volver la mirada hacia nosotros mismos y darnos cuenta de que lo que creemos que es importante al imponer nuestro punto de vista, no lo es tanto, porque dentro de tres generaciones, cuando ni nuestros descendientes recuerden nuestros nombres, habrá dejado de ser tema.

Volvamos a vivir el instante y a dejarnos rodear de belleza. Y si las palabras que queremos decir o que escuchamos no aportan beneficios ni paz, mejor demos paso al silencio y que el no ruido sea la forma en que empecemos a crear un entorno de armonía.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Otras Noticias

Suscripción al Boletin